8 oct. 2015

El puerto de los mercaderes

Como dije la semana pasada me he ido unos días de viaje y me he ido a un destino medianamente familiar: Copenhague (o København en danés). Hacía diez años que no iba al país pese a que parte de mi familia es precisamente danesa aunque no son de la capital sino de Aarhus, en Jutlandia (la zona continental, la capital está en una isla) y aparte en estos diez años la familia que me quedaba allí se ha mudado a España y Alemania.

Me he ido con dos amigos porque los dos hacía tiempo que querían ir a Escandinavia pero no se atrevían a ir porque no sabían gran cosa, de hecho uno de ellos volvió un poco decepcionado porque se imaginaba que los osos polares iban por las calles (aunque sí que hay osos ;)). Como la decisión del viaje se tomó en apenas dos días no hubo tiempo de hacer un planning por lo que no nos quedó otra cosa que improvisar. Nos alojamos en un hotel muy pequeñito del centro y nada más llegar nos atendió una recepcionista llamada Else pero que bien podría llamarse Brunilda porque es una valquiria total que bien pòdría habernos recibido con coraza y casco y no con la camisa corporativa de la empresa que es dueña del hotel. Si hasta iba siempre peinada con dos largas y rubias trenzas. Más wagneriana imposible. Y muy simpática porque aunque mi acento hablando inglés le hacía pensar que era de mucho más cerca (cuando vivía en Noruega, sobre todo en mis primeros años no me quedaba otra que manejarme en inglés hasta que cogí soltura con el idioma y ya se me ha quedado el acento cuando hablo en la lengua de Shakespeare) enseguida nos recomendó restaurantes y sitios por los que salir, de hecho el primer día nos dio cuarenta cartas de otros tantos restaurantes de la ciudad.

También tuvimos oportunidad de conocer a otros dos de los recepcionistas: Monika, un cruce entre Greta Garbo y Cara Delevingne que si quisiera también podría ser una heroína wagneriana aunque a ella la veo más como una femme fatale de cine clásico, y Kristoffer, con pinta de empotador brusco, brutote e insensible pero muy simpático y agradable. Me contó (porque mis amigos no le hacían ni puto caso) que estuvo un verano en Girona haciendo un curso pero que no había vuelto a estar en España y que aunque en general le gustó mucho su estancia regresó a Dinamarca con el convencimiento de que los españoles somos ruidosos, ordinarios y caóticos aunque enseguida puntualizó que yo no parecía casar con esos tres adjetivos.

Siempre que me han preguntado por Dinamarca y les hablaba del viento que suele hacer siempre pensaban que exageraba pero no. De hecho una mañana quisimos aprovechar que no hacía viento y que para ser un día de octubre a las diez de la mañana hacían 10 grados (cuando lo normal serían unos 6) para desayunar en la terraza de la cafetería pero de repente se levantó un vendaval de la hostia y tuvimos que coger las cosas del desayuno y refugiarnos en una de las mesas de dentro. La verdad es que el viento le quitaba las ganas de salir a mis amigos, a mí también aunque menos porque no me había ido de viaje para no hacer nada, así que normalmente no nos alejábamos mucho del hotel porque cuando no le molestaba el viento a uno le molestaba al otro.

Al final recorrimos todo el centro, fuimos a Amalienborg (el palacio real de allí) porque a uno de mis amigos, muy monárquico él, le hacía ilusión ir a verlo y otro día fuimos a Tivoli, que es a la vez parque de atracciones y jardín botánico y que siempre ha sido mi lugar favorito de Copenhague. Una tarde nos encontramos con Kristoffer en un centro comercial porque su gimnasio está allí y acabó cenando con nosotros aunque mis amigos seguían sin hacerle ni puto caso.

Como voy a estar una semana fuera abro oficialmente el plazo para que me mandéis todas las preguntas que queráis hacerme hasta el 22 de octubre, ya que el 23, día del aniversario de este blog publicaré vuestras preguntas y mis respuestas. Al igual que he hecho siempre podéis participar todos los que queráis pero es muy importante que me mandéis vuestras preguntas por correo, mensaje privado (si me tenéis en alguna red social) o WhatsApp. El motivo ya lo expliqué en su momento y es que quiero que vuestras preguntas sean un enigma para los demás hasta el momento que publique todas las preguntas y todas mis respuestas.

Small boy, big teeth
Going in for a bite
Small world big dreams
Spilling ink on your life
And now the champagne’s raining on your window
And you’re all alone
Dream house built inside a snow globe
But there’s no one home

Slow down

You can have it all but you never stop
‘Cause all you ever want is the cherry on top
And all you ever dreamed of, it ain’t enough
You’ll never fill that hole with the cherry on top

Slow down

Too late, freight train
Spinning out of control
And I’ve been waiting at every station
you didn’t notice at all
Looking for a rose without a thorn
trapped in your thoughts
And they’ll never see the calm before the storm
when you missed the drops

12 comentarios:

  1. Vaya me gusta Dinamarca y entre las 3 grandes naciones escandinavas me parece la más singular, me gusta su Reina, sus ciudades y me parece extraño que su capital no este en el continente, además que contando Greolandia es uno de los países más grandes del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piensa que durante siglos fue el reino más grande del norte de Europa y eso se sigue notando sobre todo en su arquitectura. Por eso Dinamarca tiene un aire palaciego y como de cuento que no tienen Noruega y Suecia porque son como de saga nórdica.

      Eliminar
  2. Queremos fotos de Copenhague (y si se puede de Kristoffer, jejeje)!!
    Yo siempre he querido ir, pero nunca he podido (por falta de cash)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la gran mayoría de fotos salimos nosotros, por eso no he subido ninguna aunque sea de paisajes. Escandinavia es bastante cara pero merece la pena ir.

      Eliminar
  3. estoy como algunos gringos, que he pasado por un mapa pa ver excatamente! tendria que googlearlo, pero me imagino que ha de tener unos paisajes fenomenales!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente cierto, me ha hecho mucha gracia lo de los gringos jajajajaja.

      Eliminar
  4. Yo tengo ganas de ir y luego cruzar a Mälmo y bueno, dar un rulo por Escandinavia. Sobre todo si hay muchos Kristoffers rubitos y empotradores. Mon Dieu!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aviso que en Escandinavia aunque haya mayoria de rubios también hay mucha gente pero no al estilo mediterráneo sino con un rollo indudablemente nórdico, que ya se me ha quejado alguno que otro como si fuera el responsable jajajajaja.

      En Malmö no te creas que hay mucho que ver pero Gotemburgo es una preciosidad. Hay un puente que conecta Copenhague con Malmö y otro que conecta Helsingør (la Elsinor de Hamlet) con Helsingborg.

      Eliminar
  5. Me ha gustado mucho la canción, me la esperaba más tremendona con ese comienzo de la chica llegando a ese sótano un poco sórdido buscando una dirección y al final me ha resultado hasta dulce.
    A mi, como apenas he salido del territorio nacional, todas estas crónicas de viajes me apasionan, y no sé porqué me encantó el asunto de ese insistente viento que recorre las calles...y me encantó ese Kristoffer al que solo hacías caso tú con pinta de despiadado empotrador pero con modales tan amables, creo que la petición de fotografía de Alex está justificada, jajaja.
    Yo continúo pensándome alguna pregunta :-)
    Un abrazo, guapo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el comienzo te daba a entender cuatro posibles finales: que iba a prostituirse, a comprar (o vender) drogas, a asesinar a alguien o a ser asesinada jajajajajaja y luego nada más lejos de la realidad.

      Te voy a ser sincero, un poco de viento no me molesta pero si es muy persistente me acaba pareciendo un puto coñazo. Sobre Kristoffer aparte de empotrador es muy simpático y accesible, cosa que se agradece.

      Abrazotes.

      Eliminar
  6. Qué ganas de salir de viaje otra vez. Me encantaría ir a Cabo Norte en Autocaravana, con visita a Dinamarca incluida.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es un pedazo de viaje, yo lo más al norte de Noruega que he estado es en Tromsø.

      Abrazotes.

      Eliminar