16 ene. 2017

Mitt liv i Norge V (Weather report)

Tenía pensado haber publicado este post hace meses pero entre una cosa y otra se ha tirado guardado un tiempo, en cualquier caso que mejor momento que éste, con una ola de frío asolando Europa para hacer un repasito al clima noruego.

Durante mi primer año en Noruega viví en Trondheim, una ciudad del centro del país, a unos 400 km del Círculo Polar y ubicada en un fiordo enorme que se divide en varios subfiordos. De hecho Trondheim se ubica entre dos de esas divisiones (un ejemplo que me viene a la cabeza para ilustrar la morfología de la ciudad es que os imaginéis como sería Ronda si estuviera en la costa) lo que se traduce en que la ciudad suele tener unos vendavales frecuentes que en una de estas aparecen Dorothy y Toto por allí en lugar de en la tierra de Oz. Recuerdo que el día de mi cumpleaños, apenas un par de semanas después de mudarnos, estuvo nevando durante la noche y ese día fuimos con unos compañeros de trabajo de mi padre a una estación de esquí situada en unas montañas cercanas.


Siempre he llevado mejor el frío que el calor y dado que tengo orígenes daneses, me esperaba algo similar al clima de Dinamarca pero nada más lejos de la realidad. No sólo me encontré con una versión amplificada de Aarhus (más frío, más viento, más heladas, más nieve) sino que me encontré con algo de lo que tenía una ligera idea pero que nunca había llegado a experimentar: y es que cuanto más se acerca uno a los polos la diferencia entre el día y la noche es mayor. Aún recuerdo el síroco cuando, ya avanzado octubre, un buen día no sólo no ameneció hasta las 10 de la mañana sino que anocheció pasadas las 4 de la tarde, y entre finales de mayo y finales de julio ni siquiera llegaba a ponerse el sol.

Eso y el viento casi constante eran lo que peor llevaba con diferencia de vivir en Trondheim. En Oslo, donde viví el resto de mi periplo noruego, la situación mejoró a medias: el día y la noche pasaban a tener unas duraciones más normales durante todo el año y aunque el viento seguía siendo un factor a tener en cuenta, no tenía la omnipresencia que le otorgaba Trondheim. Eso sí, cuando se destaba un vendaval lo hacía con ganas, el techo del polideportivo de mi instituto se hundió dos veces y se cayó totalmente una y una vez volviendo a casa cayó cerca de mi la veleta del edificio junto al que pasaba. Todo el sector costero noruego es muy lluvioso (en Oslo llueve un día de cada tres) pero eso nunca me ha molestado.

Por cierto, sé que algunos estáis deseando que dé algún dato así: en efecto, la temperatura más baja a la que he estado en Noruega fue a -19 ºC en Trondheim. Aunque las navidades del 2005, aprovechando que estaba trabajando en Noruega ese año, me fui a Reikiavik y un día llegamos a -22 ºC. ¿Cómo se os queda el cuerpo?

Aunque Noruega es un país más bien rural comparado con el resto de Escandinavia por lo que aunque he vivido en dos ciudades grandes del país (todos lo grandes que pueden ser las urbes de un país de algo más de 5 millones de habitantes) no me quedaba libre del que para un servidor es el mayor encanto de los países nórdicos y toda una delicia para los que como yo, les gusta la naturaleza pero son esencialmente urbanitas: y es lo bien mezclados que están los conceptos naturaleza-ciudad allí. Para que os hagáis una idea os pongo un ejemplo, de todo el territorio que ocupa Oslo, tan sólo algo menos de un tercio corresponde a la ciudad propiamente dicha, el resto es naturaleza, naturaleza y más naturaleza. Me parece una pasada estar paseando por la ciudad y que de repente y sin anestesia, te encuentres con un bosque o un lago. Y es por allí arriba siempre le han dado mucha importancia a lo verde.

Por último, y para contrarrestar tanto hablar de frío, un breve apunte sobre el verano noruego: aunque es toda una rareza pasar de 25 ºC es una estación muy agradable en el sur del país, no sólo en Oslo sino en otras ciudades de la zona como Larvik o Stavanger (una ciudad preciosa) con un clima ideal para hacer deporte al aire libre o pasar el día remojado en algún lago (además los nórdicos son muy fans del nudismo).



Vilja du høyra historia
om Trolltindane i Romsdal?
det gjekk seg slik at dei vart te'
da jotnane skulle gifta seg

Og brurefølgjet seg på ferda

Giftarmålet skulle stå
i trollkyrkja som var deira
ved foten av fjellet Romsdalshorn
alle jotnane skulle feira

Nokre av jotnane kom langvegs frå
og starta tidleg med festen
ølbollen vandra i ring blant dei
som gjekk på den brurevei

Og tida ho blei ikkje lange

Tida var gløymd og natta blei lang
dei spøkte og lo og fnisa
dess meir dei supa og lo og song
dei nærma seg umerkeleg krisa

Det tura i lag
og natt blei til dag
men med dagslyset kom også sola
det øyeblikk strålane følgjet traff
var det ikkje blant oss her på jorda

Ikkje ein jotne held seg på beina
følgjet blei som forsteina
det hjelpte ikkje å verte gal
dei står der den dag i dag

(Traducción)

¿Quieres escuchar la historia
de las cimas troll de Romsdal?
Fueron creadas para que
Los gigantes tuvieran donde casarse

Y el cortejo nupcial iba de camino

El matrimonio iba a celebrarse
En la iglesia de los troll
En la base de la montaña Romsdalshorn
Todos los gigantes estaban de celebración

Algunos gigantes venían de tierras lejanas
Y la fiesta comenzó pronto
La cerveza iba de mano en mano
De camino a la boda

Y el tiempo pasó rápido

El tiempo fue olvidado y la noche era muy larga
Ellos bromeaban, reían y se carcajeaban
Y cuanto más bebían más reían y cantaban
Acercándose a una crisis invisible

Viajaban en compañía
Y la noche se convirtió en día
Pero con el día también vino el sol
Y en cuanto los rayos alcanzaron al cortejo
Dejaron de estar con nosotros en la tierra

Ningún gigante quedó en pie
El cortejo quedó petrificado
No les ayudó volverse locos
Hoy en día aún permanecen así

12 comentarios:

  1. Con lo que me gusta el calor y lo mal que tolero el frío no llevaría bien ese clima, la verdad. Eso sí, eso de tener bosques y lagos en medio de la ciudad me parece una pasada.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos pasa lo contrario, en cuanto pasamos de los 30 ºC dejo de ser persona.

      La primera vez que iba paseando por Oslo y me encontré en un bosque pensaba que me había perdido porque aunque ya lo había visto antes yendo en autobus no me esperaba que estuvieran tan integrados.

      Abrazotes.

      Eliminar
  2. Cada vez que hablas de esas geo-espaciales descripciones contribuyen muchísimo a formase una idea estupenda del país.
    Vamos, que tomo buena nota de los detalles para cuando lo visite.
    Genial el grupo Lumsk (nuevo para mi)
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no a todo el mundo le seduce el lejano norte, está claro, pero me parece una tierra llena de misticismo y no lo digo sólo por haber pasado allí una cuarta parte de mi vida.

      Abrazotes.

      Eliminar
  3. Definitivamente para mi gusto el verano es la estación para visitar esas latitudes, a orillas de un lago y acompañado de un selecto grupo de nórdicos desprejuiciados.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, para los que venís del trópico ir allí fuera del verano es la mierte jejeje pero suena muy bien lo del lago. ;)

      Besos.

      Eliminar
  4. Para que te voy a aburrir contándote mis preferencias climatológicas si ya las conoces más que de sobra, jejeje. A pesar de eso, esta parte del mundo es una de las que encantaría visitar alguna vez, si llego a disponer en abundancia de mis dos limitaciones básicas que son el tiempo ( disponible, no meteorológico ) y el dinero...
    Abrazos guapo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, estoy acostumbrado a que la gente me mire como si fuera un extraterrestre bailando la lambada no sólo por haber aguantado ese clima sino porque (hasta cierto punto) me guste.

      Abrazotes.

      Eliminar
  5. Los que somos del sur, que este frio siberiano que ha sido noticia en todos los periódicos e informativos nos viene grande, los países escandinavos nos parecen que están más allá del Muro.
    Una cosa que siempre me ha llamado la atención de Noruega, por lo que he podido leer pues no la conozco, es lo civilizado que parecen ser sus habitantes. Lo del amor a la naturaleza y lo del nudismo creo que van en el mismo lote.
    Me lo he pasado bien leyendo tu post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente, y no sólo en Noruega sino en Escandinavia y también los países bálticos (ambos territorios están mucho más conectados de lo que parece pese a proceder de pueblos diferentes).

      Lo mejor para que te gusten esos países es que vayas en verano, a ti que te gusta viajar seguro que lo disfrutarás. ;)

      Eliminar
  6. Hay gustos para todo claro, pero no se como pudiste aguantar alli. Mordor es un paraíso a su lado. Le salva la gente (a medida que los describes me gustan mas) y los paisajes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, me gustaba mucho vivir allí pero me he partido el ojal con que lo compares con Mordor jajajaja.

      Abrazotes.

      Eliminar