6 oct. 2014

Los otros

No, hoy no voy a hablar ni de aquella película de Amenábar protagonizada por Nicole Kidman que en su momento tuvo un éxito tremendo ni de los caminantes blancos, esas ancestrales criaturas de Juego de Tronos que habitan las tierras al norte del Muro. No, hoy quiero hablaros sobre mis compañeros de trabajo.

No, no me refiero a estos Otros.
Ya llevo casi un año y medio en mi trabajo actual, el mismo tiempo que hace que volví a Madrid y como curiosidad este es el primer trabajo que tiene que ver con algo que he estudiado. El caso es que mi primera impresión sobre mis compañeros no fue nada buena y no porque no me recibiesen bien, al contrario, sino porque mi llegada coincidió con que a una de mis compañeras de trabajo el novio le ponía los cuernos. Casualidades de la vida, la amante vive cerca de donde vive una de mis compañeras, que en cuanto se dio cuenta de lo que estaba pasando le faltó tiempo para divulgarlo entre los demás compañeros. Puedo entender que optasen por no decirle nada a la interesada (aunque si me viera en una así preferiría que me informasen a que me dejasen en la ignorancia) pero me parecía bastante feo que se pasasen los días cuchicheando y cachondeándose de la situación de la pobre cornuda, que bastante tenía ya. Por cierto, para los más morbosos, al final mi compañera acabó pillando a su novio in fraganti.

Pasaron varias semanas hasta que la compañera paparazzi descubrió que quien vivía cerca no era LA amante sino EL amante y entonces ya no se cortaban a la hora de hablar del tema. Por supuesto cuando estaba delante la interesada hablaban en clave pero era imposible no darse cuenta del tema de conversación. Y por supuesto, la situación acabó explotando. Pasé ese primer mes evitando al grupo mayoritario porque esos aquelarres no me gustan y acercándome más a tres compañeros que siempre se han mantenido al margen, a pesar de que de los cuchicheos del grupo mayoritario nos acabábamos enterando igualmente porque siempre venía alguna a contarnos las novedades.

Mi relación con el grupo mayoritario ha acabado siendo tal que me llevó meses saberme el nombre de todo el grupo mayoritario, y no seáis malos que no es porque no retenga, es que simplemente me daba igual. Tengo una anécdota sobre esto, para la jubilación de un compañero nos pusimos de acuerdo en poner dinero todos para regalarle un viaje y, supongo que por ser el nuevo, me encargaron que me ocupase de recaudar el dinero y un día uno de mis compañeros me preguntó si faltaba alguien por poner el dinero a lo que le contesté "sólo faltan Irene, Lorena y la otra, que han quedado en dármelo a lo largo de esta semana". Curiosamente Irene, Lorena y la otra (a la que llamaré Eva) forman un minigrupo dentro del grupo mayoritario y estaban delante cuando le dí esa respuesta a mi compañero. Irene y Lorena corroboraron mi respuesta mientras que Eva me montó una que sólo le faltó lapidarme en el garage del trabajo. Como si en vez de decir "la otra" porque no me sabía su nombre hubiera dicho "la puta" o algo similar.

Con el paso del tiempo he ido haciendo piña con los tres compañeros a los que me junté casi desde el principio mientras que con el grupo del aquelarre mi relación se basa en "hola", "adiós" y "¿has terminado con el autoclave?". Eva, la otra, me hizo la cruz del gato (ya sabéis, cruz del gato como te pille te mato) desde el día de autos y la compañera del ex-novio infiel se ha acabado aislando cada vez más. Ah, y como todo se sabe en mi trabajo a nosotros los llaman "los sosos" y piensan que soy el que lleva el cotarro en mi grupo. Ains, lo que hace el aburrimiento...

Os recuerdo que tenéis hasta el día 22 para mandarme todas aquellas preguntas que queráis hacerme. Para más información aquí. No seáis perezosos que siempre hay alguno que se lamenta de que no he dado tiempo suficiente. ;)

Run away from all your boredom
Run away from all your whoredom
And wave your worries
And cares goodbye

All it takes is one decision
A lot of guts, a little vision
To wave your worries
And cares goodbye

It's a maze for rats to try
It's a maze for rats to try
It's a race
A race for rats
A race for rats to die
It's a race
A race for rats
A race for rats to die

Sick and tired of Maggie's Farm
She's a bitch with broken arms
To wave your worries
And cares goodbye

It's a maze for rats to try
It's a maze for rats to try
It's a race
A race for rats
A race for rats to die
It's a race
A race for rats
A race for rats to die

Run away

17 comentarios:

  1. nalgame...digo valgame diu! asi en oficina tambien me ha tocado trabajar y como cuentas, tiro por viaje los chismesasos, era terrible y abrumador, yo mejor ponia mi cara de "no me digas nada ami por que yo manejo tu salario" jojo epocas de oro. jeje

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que todos hablemos y que quien más quien menos tengamos nuestro punto cotilla pero hay cosas que deberían tener un límite. Por eso evito al grupo del aquelarre y salvo a estos tres, cuento lo justo y necesario.

      Abrazotes.

      Eliminar
  2. Jomío, vaya animado está el patio en tu trabajo. En el mío, lo más que ha pasado fue que, con el cambio de un jefecillo, algunos pasamos a formar parte del "eje del mal" y varios desfilaron por la puerta de salida. A mí no me llegó el turno por los pelos de la barba (que entonces no llevaba), porque todo indicaba era el siguiente en la lista... Malos tiempos que ya quedaron atrás (aunque ahora hay calma; uno no se fía y no olvida).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado animado diría yo jajajajaja. Uhhhh, el eje del mal, ¿entonces eras de los que organizaban las intrigas palaciegas? Pero vamos, haces bien yendo con cuidado porque a la que te descuides te puedes estar sacando un puñal de la espalda.

      Abrazotes, capitán leñador.

      Eliminar
  3. Eso de los y las amantes es la carnecita en las oficinas.

    En mi oficina, la mayoría somos varones y de todos modos la murmuratio esta siempre presente, sobre todo en la hora del almuerzo y con nombres, apellidos y sobrenombres. Me da la impresion que los hombres son màs chismosos que las mujeres. Que trauma......

    Nuevos abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi trabajo vendríamos a ser 60% mujeres-40% hombres. Aunque tienes mucha razón, ambos sexos somos muy cotillas pero (y aquí es cuando mis lectoras me quemarán en una hoguera) creo que mientras nosotros somos más naturales y vanidosos con los cotilleos ellas cotillean más por matar el tiempo y movidas por cierto afán destructor.

      No deja de ser curioso que la mayoría de los cotilleos de los hombres estén más relacionados con uno mismo que con los demás.

      Abrazotes.

      Eliminar
  4. Yo sin querer me informo de todos los chismes, pero no es que yo quiera saberlos! mis compañeras de trabajo son muy informativos, a veces me entero de cosas que no quiero enterarme jejejee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me pasa a mí, aunque no quiera enterarme uno se acaba enterando hasta del detalle más ínfimo.

      Eliminar
  5. Qué mal rollo me dan estas cosas. Por fortuna en mis trabajos no me he visto envuelto en nada de esto.

    Que pena me da la chica. No sólo engañada sino también aislada.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene mucho mérito lo de la pobre, ser el hazmerreir del trabajo y llevarlo como si nada aunque por dentro se muera de ganas de poner a caldo a aquelarre. En mis anteriores trabajos siempre los cotilleos eran sobre el superior en cuestión pero no lo de aquí, que no hay quien se salve.

      Abrazotes.

      Eliminar
  6. Yo no tengo la suerte de que mi trabajo tenga que ver con lo que estudié, y no sé si es por eso -por no sentirme a gusto con lo que estoy haciendo- no he llegado a establecer ningún lazo de simpatía o afecto con ninguna de las personas que componen el equipo en el que trabajo, salvo un par de excepciones y tampoco podría catalogarlos como amigos. No, no tengo allí amigos, ¡ni siquiera compañeros! solo meros "coincidentes laborales" que es como se le suele llamar a eso. Esto no es malo sino todo lo contrario, porque las relaciones son muy politicamente correctas, nadie se mete en la vida de nadie porque a nadie le interesa demasiado la vida del prójimo y el clima laboral se lleva con bastante elegancia y soltura, jajaja.

    Y yo que no sé porqué me pensaba que todo el mundo te quería mucho en tu curro y resulta que hasta te han hecho la cruz del gato, jaajjajaja...

    ...para concluir el testamento ( :) ) decir que con Placebo tengo una relación amor-odio bastante complicada, pero esta canción de hoy está bastante bien, es muy energética.

    Abrazos, guaperas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, está muy bien como lo llevas. Así habláis estrictamente de lo laboral y ya. Aunque uno siempre tiene un compañero con el que es más cercano el trato.

      Precisamente me sorprendió enterarme de que mis compañeros tienen un concepto bastante bueno de mí, pero no te creas, que también me va la marcha, por eso Eva va a seguir siendo "la otra" por saecula saeculorum. Me hace gracia ver como me echa esas miradas tipo "si pudiera te mandaba fusilar".

      A mí Placebo me gustan mucho pero tienen una discografía un poco irregular. Me alegro mucho de haber acertado con la canción.

      Abrazotes, ciego. :P

      Eliminar
    2. Anda y ciego porqué???...aahhh ¿por lo de guaperas?...si ya sabes que te lo digo con humor y afecto, no te tengo ni por guapo ni por feo, solo por buena persona :)

      Eliminar
  7. Me recuerdan a mis compañeros de trabajo cari, entre serpientes y arpias, que el trabajo en la política así es.

    Se antojaría una de esas descripciones interesantes de personajes como las de tus casting de piso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que lo dices no descarto hacer algún post en ese plan. Pero te aviso, aquí hay ninguna Bárbara.

      Eliminar
  8. A mí me encanta enterarme de los cotilleos, pero por puro afán recaudatorio, que yo no voy diciendo por ahí nada de nadie. Y pobre muchacha, si yo fuera ella los mandaba a todos ya sabes a dónde.

    ResponderEliminar