30 dic. 2015

Fresas salvajes

No me gusta verme en fotos, nunca me he considerado feo ni una belleza de póster sino alguien normalito y en general estoy bastante contento con mi físico aunque siempre hay cosas que hubiéramos preferido que fueran de otra forma. Cuando me veo en fotos siempre me fijo en que me han sacado con la boca torcida en un mohín, o en el momento justo que estás parpadeando y sales con los ojos entrecerrados, en si salgo muy acartonado o demasiado relajado. En cambio cuando me miro en el espejo no me veo mal, por eso siempre me pone un poco nervioso mirar fotos en las que salgo yo. Aunque mi mejor amigo, que es fotógrafo, dice que soy muy fotogénico, yo opino justo lo contrario.

Precisamente la otra noche vinieron a casa unos amigos, entre ellos el fotógrafo, que además no venía con las manos vacías, traía un disco duro externo lleno de fotos. Fotos de los últimos trece años, que es el tiempo que hace que nos conocemos cuando íbamos al mismo instituto pero estábamos en clases diferentes. Es curioso que siendo él rubio y de ojos azules jamás le hubiera prestado en aquellos tiempos pero fue él quien se acercó a mí y ahí empezó todo. He presenciado más de una vez como ha contado el momento en que nos conocimos aunque para él empezó antes porque como he dicho, yo ni siquiera reparaba en él. Siempre dice que me recuerda por los pasillos del instituto sorteando gente porque siempre iba con prisas, con el pelo largo que llevaba entonces y una sudadera roja que me ponía mucho por aquel entonces y hablando con el que era mi grupito de clase, aunque nunca he sido de tener un grupo fijo de amigos sino más bien gente dispersa por aquí y por allá.

El caso es que conectó el disco duro externo a mi portátil y nos pusimos a ver todas las fotos, fotos de la época del instituto, fotos de cuando me dio por llevar el pelo azul (y encima me duró aquello casi un año entero), fotos de aquella nochevieja que hicimos una fiesta en el garaje de un amigo y estamos todos vestidos de fiesta pero rodeados de cacharros cochambrosos, alguna foto de conciertos del conservatorio a los que alguien había ido a verme, fotos de salidas tanto diurnas como nocturnas, fotos de viajes a Granada, a Valencia, a Barcelona e incluso fotos de cuando volví a Oslo por trabajo y quedaba con un amigo en común que estaba de Erasmus en Suecia.

El caso es que simplemente me zambullí en un viaje a tiempos que ya quedaron atrás y se me hizo un poco raro porque normalmente miro hacia al presente y hacia el futuro pero rara vez hacia el pasado y me hizo bastante gracia la experiencia. Además estábamos rodeados de gente que no había vivido esos tiempos con nosotros y se sorprendía cuando me veían a mí con el pelo azul y un arito en el labio o a mi amigo transmutado en hiphopero y antes de que se apuntase al gimnasio y flipaban un poco en colores mientras nos reíamos y comentábamos cosas que el resto no había vivido con nosotros.

Voy a ser sincero, no me hizo mucha gracia verlo aparecer con el disco duro bajo el brazo mientras decía que íbamos a repasar "nuestra saga" porque sabía perfectamente a qué se refería. De hecho al día siguiente me dijo que si me había molestado porque le eché una mirada condenatoria mientras conectaba el disco duro pero me gustó mucho. No me gustaría que se convirtiese en una costumbre para cada vez que nos veamos (vivimos a unos 300 km) pero sí que ha estado bien como forma de pasar una noche especial.


No measured mark of wit, wisdom or rhetoric could solve this
Too fractured to endear, bonds broken beyond view
With all roads leading here, fettered by an endless blue

But I held the arrows, I pulled the strings
And bottled messages never to be seen
But I held the arrows, I pulled the strings

In fits and starts it can blossom and bloom
But I held the arrows, I pulled the strings
In fits and starts it can blossom and bloom
The shot at the moon still falls short of the stars

12 comentarios:

  1. Ainssss, Sr. INgebrethsen, que la vida, entre otras cosas, es eso: cambiar, evolucionar (como los Pokemon).

    Un abraaaazo findeañero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, y lo que nos queda...

      Abrazotes y que tengas un gran 2016 (seguro que así va a ser).

      Eliminar
  2. Lo de vernos mejor en el espejo que en fotos nos pasa a todos. Según tengo entendido es por el efecto movimiento, que en foto fija (plana) no se aprecia y por eso nos gustamos menos (o algo así era, tu amigo el fotógrafo lo sabrá mejor).

    Feliz entrada y salida de año, Christian!

    Pablo G.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hay gente que le pasa lo contrario, lo ves en fotos y bien, los ves en persona y piensas "¿Qué le pasa? ¿Es que veranea en Chernobil?" y también que está igual de guapa (o de fea) en foto que en persona.

      ¿Has pillado el guiño cinematográfico?

      Que tengas un gran 2016, Pablo.

      Abrazotes.

      Eliminar
  3. Me solidarizo contigo, a mí tampoco me gusta salir en fotos! Yo siempre termino viendo fotos del año de la polka cuando hago limpia en el ordenador para ir borrando y pásandolas al disco duro, es muy divertido pero te puedes tirar un día entero haciéndolo...

    Pelo azul con piercing en el labio? No me lo imagino...!

    Abrazotes y feliz año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me dio por llevar esas pintas. Aunque tengo que decir que el piercing me duró un suspiro por un percance que tuve y no me he vuelto a hacer otro. Por algún motivo a la gente no le extraña que haya llevado piercing pero sí el pelo de colores.

      Abrazotes y feliz año allá en los Alpes. (Ya, no se me olvida que no estás en Suiza)

      Eliminar
  4. Huy que modo más terrible de pasar la velada, jajaja, y lo digo porque a mi también me horripila eso de ver fotos viejas, en concreto fotos viejas mías. Sin embargo me hace mucha gracia ver las de los demás, y me hubiera encantado ver las tuyas, jaja...¡que majo con el pelo azul!...¡y todo un año además!... Yo también tuve un piercing y a la gente le extraña MUCHISIMO que lo haya podido haber llevado alguna vez...
    Abrazos, y espero que el comienzo del año haya sido muy bueno para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si yo veo ese vídeo tuyo en el que imitabas a no se que cantante puedes verme con el pelo azul jajajajaja. ;)

      Abrazotes.

      Eliminar
  5. Esas cosas tienen muuuuucho peligro. P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas, de hecho había hasta fotos que no recordaba haberle mandado y que no sabía donde estaban.

      Abrazotes.

      Eliminar
  6. Las fotos del instituto las recuerdo con horror. Cuando salen a la palestra quisiera que me tragase la tierra. Las de la etapa universitaria las recuerdo con más cariño.

    De hecho, el otro día con la mudanza salieron las orlas del instituto y de la universidad. Las del primero ni quise verlas pero las de la segunda sí que me estuve un rato contemplándolas.

    Yo no he llevado el pelo azul ni piercings. Bastante tenía cion esos modelos de gafas "Steve Urkel Style".

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda, yo también he llevado gafas de esas pero cuando era más pequeño.

      Yo no conservo ni una sola de mis orlas y de hecho hay alguna que aun no he ido a recoger.

      Abrazotes.

      Eliminar