2 dic. 2015

Experimento sociológico

Antes de entrar en materia en lo que va a ser el post tengo que hacer un par de revelaciones para que me podáis comprender un poco más. Primero de todo que de pequeño siempre tuve claro que quería ser músico de orquesta y a ello le dediqué casi la mitad de la vida, catorce años, desde los cinco hasta los diecinueve para ser exactos. Pero cuando estaba haciendo pruebas para ver si entraba en alguna orquesta me lesioné y tuve que dejar de tocar unos años, si hasta tuve que cancelar un vuelo a Praga porque una orquesta de allí me quería hacer una prueba, también me llamaron de San Petersburgo, Minsk o Tallinn pero tuve que decirles que no iba a poder ser porque ya me habían dicho que tendría que dejar de tocar. Como podréis suponer me sentó como un tiro y desde entonces nunca he llegado a estar del todo a gusto en los trabajos que he ido teniendo después. Siempre hay algo que me falta y aunque siempre intento ser eficaz lo cierto es que normalmente trabajo con el piloto automático puesto.

Lo segundo es que si bien el teatro clásico se articula en torno a tres ejes (conflicto, comedia y romance) según mi mejor amigo yo representaría el conflicto pero sazonado con bastante comedia y estoy muy de acuerdo con él. Me provoca mucho rechazo esa gente que necesita el conflicto para vivir como si el tener discusiones les diera energía pero luego yo, si bien no soy dado a buscarme conflictos, cuando me vienen tampoco los evito. Dicho de otra manera, nunca destacaré por la diplomacia y tengo muy claro que si el precio para evitar un conflicto es que me evite una opinión prefiero ser libre aunque luego venga el diluvio. Hay veces que opto por no decir nada porque creo que lo diga o es redundante o directamente no va a aportar nada pero los que me conocen bien me dicen que cuando no hablo de palabras entra en juego el lenguaje no verbal para hablar por mí y muchas veces hace el mismo efecto. Aparte aunque me considero bastante sociable tengo la teoría de que el 90% de la gente es imbécil (la de estupideces que acabo escuchando al cabo del día me dan la razón) y aparte soy muy celoso de mi espacio.

Todo este coñazo de preámbulo viene porque durante casi todo el mes de noviembre hemos tenido un cursillo en el trabajo sobre nuevos compuestos y productos químicos que iba a ser más corto en un principio pero para hacer cuadrar los horarios se ha acabado extendiendo hasta casi durar un mes entero. En condiciones normales no me importaría estar dos horas al día pendiente de aldehídos, covalencias, controles de homeostasis y orbitales pero siendo un poco suave no entiendo como la gente puede ser tan sumamente torpe, no ya es que les resulte pesado seguir el curso si hace tiempo que no estudian pero es que algunos no tienen ni puta idea de cosas elementales. También es verdad que yo llevo desde los 18 estudiando y trabajando porque sino era acabar el conservatorio, es una carrera universitaria, un grado superior o un simple curso.

Aparte si bien con la mayoría de mis compañeros de trabajo tengo una relación más bien exigua, hay un par de compañeros de trabajo que evito porque me parecen bastante tóxicos, a mí nunca me han hecho nada pero sí que he visto cosas de ellos hacia otros compañeros que no me gustan nada. Pues bien, uno de ellos siempre intentaba, la mayoría de veces con resultados positivos para él, sentarse a mi lado. Intentaba hacerme la pelota y darme conversación pero como la mayoría de las veces ni siquiera le miraba acabó optando por sentarse al lado pero sin darme mucho el pestiño. Uno de los últimos días del curso me dijo que aunque desde que llegué al trabajo la parecía arisco, antipático y pedante (cosas que no niego que pueda ser o llegar a ser) pero que se había intentado acercar a mí porque le parezco muy inteligente pero no había podido ser. Básicamente le contesté que él en cambio había sido toda una sorpresa porque pensaba que sólo sabía comunicarse con gruñidos y que buscase lo que era el sentido común porque eso de arrimarse a una persona que de antemano te cae mal me parece una gilipollez y una pérdida de tiempo y que llevaba tiempo que me había dado cuenta de que muchas veces cuando hacía una de sus gracias me miraba por si me reía pero cuando veía que o ponía cara de desagrado o no le hacía ni caso se le cambiaba la cara. No me ha vuelto a dirigir la palabra y ni tan siquiera me mira, cosa que me parece bien.

El caso es que el cursillo se me ha acabado haciendo cuesta arriba no por el cursillo en sí sino porque tenía al otro pegado como una lapa haciendo comentarios por todo como una vieja de pueblo. A lo dicho anteriormente si se me arrima alguien que no sólo me parece imbécil sino que me demuestra que lo es y aparte insiste en invadir mi espacio aún viendo mi reacción creo que no hay más que añadir.


I'm searching for something that I can't reach

I don't like them innocent
I don't want no face fresh
Want them wearing leather
Begging, let me be your taste test
I like the sad eyes, bad guys
Mouth full of white lies
Kiss me in the corridor,
But quick to tell me goodbye

You say that you're no good for me
Cause I'm always tugging at your sleeve
And I swear I hate you when you leave
But I like it anyway

My ghost
Where'd you go?
I can't find you in the body sleeping next to me
My ghost
Where'd you go?
What happened to the soul that you used to be?

You're a "Rolling Stone" boy
"Never sleep alone" boy
"Got a million numbers
And they're filling up your phone", boy
I'm off the deep end, sleeping
All night through the weekend
Saying that I love him but
I know I'm gonna leave him

You say that you're no good for me
Cause I'm always tugging at your sleeve
And I swear I hate you when you leave
But I like it anyway.

My ghost
Where'd you go?
I can't find you in the body sleeping next to me
My ghost
Where'd you go?
What happened to the soul that you used to be?

I'm searching for something that I can't reach

My ghost
Where'd you go?
I can't find you in the body sleeping next to me
My ghost
Where'd you go?
What happened to the soul that you used to be?

12 comentarios:

  1. Lo de tu espacio y lo celosin que eres por ello ya lo tenía en autos. En este trabajo nuevo he aprendido a presentarme siempre con una sonrisa (aunque me duela la cara) y la máxima diplomacia a cuanto funcionario voy conociendo, sé que en algún momento necesitaré de ellos (como ya me sucedió). Menos mal que cuando me lo propongo soy bueno fingiendo (oratorio forense?????), creo es cuestión de supervivencia :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es precisamente uno de mis grandes fallos, que en mi caso la diplomacia brilla por su ausencia. :(

      Eliminar
  2. Puede parecerte hipócrita ser amable por cortesía, pero no veo la necesidad de ser tan desagradable en una respuesta, y además dar lecciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no me parece hipócrita ser amable por cortesía, me parece precisamente eso, una demostración de cortesía. Otra cosa es que si una persona te cae mal no le veo ningún sentido a eso de forzar un acercamiento con esa persona. ¿Qué me he excedido con mi compañero? Es lo más probable, pero ese acercamiento no nos va a traer nada a ninguno de los dos y aparte la experiencia me dice que hay personas que no entienden ni el lenguaje gestual, ni el paralenguaje, ni las indirectas.

      Eliminar
  3. Me deja un poco de piedra que "confesase" que le caías mal y que había intentado acercase porque le parecías inteligente. Así, como aproximación, aunque sea después de otras fallidas, la veo mala estrategia, básicamente viene a reconocer que es un canalla... Ahora, con tu respuesta, lo rematas... se puede ser borde, sí, pero... si tienes que coexistir con ese ser todos los días (no sé si es el caso)...
    No sé, a mí me convence más lo de la sonrisa de aristio (de hecho, es lo que procuro hacer -lo que no quita para que en breve interponga un recurso de alzada contra un tema de unas elecciones después de un recurso negativo a la comisión electoral-).

    También es verdad que cada cual es como es; cada trabajo es un mundo y que hay muchos detalles que desconocemos, pero, cuidado: a veces, con la gente de los trabajos, las tornas pueden cambiar cuando uno menos se lo espera y hay gente con memoria que te la puede estar guardando durante años... ya digo, hay trabajos y trabajos, personas y personas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me quedé igual, no me preocupa caerle mal a algunos o que piensen que soy estúpido o gilipollas porque todos nos hemos visto en alguna así. Si me preocupara por la gente que le caigo mal seguramente no tendría vida, sus motivos tendrán.

      A este compañero lo suelo ver todos los días porque estamos en el mismo turno, de hecho ayer mismo me pidió que siguiera con un cultivo bacteriano que estaba haciendo y no podía terminar (en ese momento yo estaba haciendo otro), le contesté que yo lo terminaba y cuando volvió le dije donde los había puesto y ya. Así es mucho mejor, sin tener que forzar nada, si total, tampoco te creas que mi trabajo se presta mucho a la conversación porque tenemos que estar atentos a lo que tenemos entre manos en ese momento. De hecho mi jefa cuando ve que hay más conversación de la cuenta nos llama la atención para que evitemos las distracciones.

      Abrazotes.

      Eliminar
  4. Me das un poco de miedete. Creo que si me conocieras en persona me harías como a tu compañero. jajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, tampoco te creas que voy por la calle soltando burradas a todos y a todo. Si fuera asi te aseguro que hace tiempo que hubiera aparecido en una cuneta. ;) Y no te preocupes, para empezar no creo que seas un tío cargante y para terminar piensa que sabiendo esto seguro que te fijarás más en mis caras y mis gestos para saber si vas bien o mal jajajaja.

      Eliminar
  5. Yo seguramente tiendo a ser demasiado diplomático y mucho más en el trabajo que es donde no tengo opcíon de elegir a la gente con la que trato, porque por mi forma de ser tiendo a evitar conflictos y si algo no me cuadra de una persona y tengo opción de evitarla, me decanto por la sonrisa protocolaria y me sumerjo a continuación en mi mismo obviando un poco la presencia de ese alguien que no casa conmigo. Que llegado el caso -y sobre todo con gente que inevitablemente tiene que formar parte de mi vida o con la que me siento de verdad involucrado- también puedo ser sincero y en esos casos casi siempre tiendo a serlo demasiado pero por lo general tiendo a estimular en mi entorno la convivencia pacífica.
    También tiendo a pensar que el resto de los seres humanos, por sorprendente que parezca a veces ( jaja ), tienen su sensibilidad y su corazoncito y no me gusta pensar que puedo hacer daño a nadie queriendo o sin querer...
    ...aún así te creo con el suficiente criterio para saber cuando y qué tienes que decirle algo a alguien sin equivocarte, supongo que la visión que nos hemos podido hacer de la situación no es la misma que tienes tú y por eso has sabido lo que dices y a quien se lo dices.
    ¡La canción me ha gustado mucho! ¿quien es esa chica?
    Un abrazo, guapo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, es verdad que soy un poco burro pero tengo autocontrol, no soy de soltar estas cosas tal como me vienen sino cuando llega el momento adecuado.

      Halsey es una debutante que se ha quedado fuera del top de este año, normalmente las cosas que se me quedan fuera las voy utilizando como banda sonora de algunos posts.

      Abrazotes.

      Eliminar
  6. Siempre se suele ganar mucho espacio personal a pedos.

    ResponderEliminar
  7. Como tengo una tendencia natural a aislarme del mundo, no me resulta difícil alejarme de ese tipo de personas tóxicas y no tengo necesidad de ser borde. Sin embargo, tengo bastantes problemas con la gente que necesita de forma imperiosa organizar la vida de todo el que tiene alrededor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar