12 feb. 2016

¡Qué cuco!

No tengo claro si llega a ser fobia o no pero siempre me han dado un asco tremendo las cucarachas. No puedo con ellas, me dan tanto asco que ni siquiera las piso porque simplemente el sonido que hacen cuando las pisas ya me repugna. A continuación cuento unas cuantas anécdotas que he tenido con estos "simpáticos" bichos:

Una vez estaba con unos amigos en un chino del centro de Granada cuando fui al baño. Normalmente no soy muy de usar los baños públicos porque como la gente suele ser tan cerca/descuidada me da un poco de asco ir pero no me podía aguantar y acabé yendo, cuando ya me estaba lavando las manos veo por el espejo que algo se mueve y me guisé mi película de terror girándome lentamente y ahí estaba: una cucaracha tan grande que le faltó ajustarse el monóculo y darme las buenas noches. Me quedé parado viendo a ver que hacía cuando la muy hija de puta se puso a revolotear y en ese momento me fui corriendo hacia la puerta con tal mala suerte que abrí la puerta de golpe y me di con ella en toda la cara. Menos mal que nadie escuchó el hostión que me di con la puerta aunque mis amigos sí que se dieron cuenta de que volví con la cara descompuesta.

*********************************************************************************

Cuando iba al instituto vivíamos en una casa en un edificio muy antiguo y me acuerdo que el piso tenía una especie de trastero con doble altura al final del pasillo. Yo en aquella época llevaba el pelo muy corto salvo el flequillo, que me llegaba por la nariz y me lo peinaba para atrás en un tupé pero claro, recién levantado iba con unos pelos que parecía una medusa.

Pues bien, un buen día (por decir algo) me acababa de levantar y fui a buscar algo al trastero, en estas que abro la puerta y noto que algo me cae en la cabeza, cuando reacciono y me voy a llevar la mano a la cabeza noto que ese "algo" empieza a corretear por mi flequillo. Empecé a sacudirme y cuando por fin me libré de esa presencia cerré la puerta del trastero de un portazo y no volví a abrir la puerta en varios días.

********************************************************************************

Una noche de verano estábamos unos cuantos en casa de mi amiga Sandra, con nosotros estaba también su hermana. Estábamos tan tranquilos viendo una película en el salón cuando de repente alguien ve una cucaracha y a todo el mundo le entra el parraque (menos mal que no soy el único). Sandra aparece con una escoba, le arrea un escobazo al bicho con tal fortuna que le arranca la cabeza, la cabeza acaba en una casa de muñecas que tiene su madre en el salón y el cuerpo dio un salto y ¡se lo subió a la falda y empezó a correr! Lo mejor es que nadie se atrevió a sacar la cabeza de la casa de muñecas y la opción que tomó la madre fue la de tirarla a la basura (la casa de muñecas entera, no sólo la cabeza.

*********************************************************************************

Otra noche de verano de ese mismo año estaba tan tranquilo leyendo tumbado en la cama cuando veo que entra algo que parecía una cucaracha volando por la ventana y la muy gilipollas se queda dando vueltas por el techo sin saber que hacer ni a donde ir. Cogí un librito que me dieron de una exposición a la que fui en un museo de Málaga y se lo lancé a la supuesta cucaracha con tanta fuerza que le hice un desconchón al techo. Encima el sospechoso resultó ser una polilla grandota pero aún así cogí el libro con una bolsa para no tocarlo directamente y lo tiré al cubo de la basura.

It's, oh, so quiet
Sssh, sssh
It's, oh, so still
Sssh, sssh

You're all alone
Sssh, sssh
And so peaceful until

You fall in love, zing, boom
The sky above, zing, boom
Is caving in, wow, bam!

You've never been so nuts about a guy
You wanna laugh you wanna cry
You cross your heart and hope to die

'Till it's over and then
Sssh, sssh
It's nice and quiet
Sssh, sssh

But soon again
Sssh, sssh
Starts another big riot

You blow a fuse, zing, boom
The devil cuts loose, zing, boom
So what's the use, wow, bam!
Of falling in love?

It's, oh, so quiet
It's, oh, so still
You're all alone
And so peaceful until

You ring the bell, bim, bam
You shout and you yell, hi, ho, ho
You broke the spell

Gee, this is swell you almost have a fit
This guy is 'gorge' and I got hit
There's no mistake: this is it!

'Till it's over and then
It's nice and quiet
But soon again
Starts another big riot

You blow a fuse, zing, boom
The devil cuts loose, zing, boom
So what's the use, wow, bam!
Of falling in love?

The sky caves in
The devil cuts loose
You blow, blow, blow, blow, blow your fuse
Ow!

When you've fallen in love

Sssh

19 comentarios:

  1. Hombre, hay que reconocer que esos animalillos no son muy agradables a la vista, pero las situaciones que describes son dignas de una película gore, jajajaja.

    Por otro lado, no acabo de encontrar la relación entre el tema de hoy y el vídeo de Bjork. ¿Es por el baño cochambroso que sale al principio o por los gritos que pega, que parece que ha visto alguna cucaracha?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, cada anécdota tiene un ritmo similar a la canción: estoy tan tranquilo (principio de la canción) cuando de repente aparece la cucaracha en cuestión y me entra el siroco (subidón de la canción).

      Abrazotes.

      Eliminar
  2. Jajajajaja, la verdad es que me he reído/me has dado pena/me ha dado asquito el tema cuco.

    De memoria histórica, sólo recuerdo el disgusto padre que tuve cuando apareció una en el barco pirata de los clicks, que durante un tiempo, estuvo fuera de uso... hasta que lo lavamos con jabón para descontaminarlo.

    ¡Buen finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, me he reído con la cucaracha creyéndose Jack Sparrow en el barco pirata aunque entiendo perfectamente que luego no jugases con él, me hubiera pasado lo mismo.

      Abrazotes y buen finde.

      Eliminar
  3. y el cccrasshhhcc cuando las pisas qué ¿eh?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uffff, eso ya es casi casi lo peor de todo (lo peor siempre será cuando les da por volar)

      Eliminar
  4. Aaaagggghhh no puedo con las cucarachas! Me dan un asco que pa qué

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya somos. Mira que no me dan repelús ni las arañas, ni los grillos, ni los saltamontes, ni las mantis... pero con las cucas es algo superior a mi.

      Eliminar
  5. Pues mira, a mi es un bicho que me resulta bastante indiferente, exceptuando una vez en Bangkok que un día andando por la calle me asaltó una riada de cucas que debían huir de algo y me pillaron en medio, teniendo en cuenta que iba con chanclas si que tuvo su punto asquerosillo. En venganza en ese viaje probé la cucaracha frita, que como todos los bichos que te dan fritos allí no sabe a nada especial, solo cruje, excepto una especie de araña o tarantula que esa si que tenía más chicha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de mis asignaturas era "Alimentación y cultura" y ahí nos contaban que la chinche de agua gigante sabía a queso gorgonzola, ¡ay que vomito, puaaaajjj!

      Eliminar
    2. Desgay: Lo de ir en chanclas y que se me suba alguna por el pie me ha pasado precisamente en Madrid pero creo que eso nos ha pasado a muchos ¡no?

      Eso sí, no descarto que no te quiera dar dos besos cuando te vea si recuerdo el "cucafritagate" jajajajaja.

      Un-angel: Sé que en un mercado de Barcelona venden o vendían bichos fritos para picar.

      Eliminar
  6. Jajaja, se me han puesto todos los pelos de punta porque con los insectos no puedo y cuanto más gordos, más grito como una nena, así que la anécdota del bicho que te cae en la cabeza me ha hecho dar chillidos, hiiiiiiii.
    La canción de Björk me encanta, me da pena que vaya a quedar vinculada en mi mente a partir de ahora al mundo cucarachil...tenías que haber puesto esta, hombre:
    https://www.youtube.com/watch?v=pRr0oWdKq9I
    ¡Abrazos y buen fin-de, guapo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tenías que verme en el trastero, que como no quería tocar la cuca estaba ahí sacudiendo la cabeza como si fuera un perro de aguas jajajajaja.

      No conocía esa, es que a Alaska la sigo más bien poco. Menos que Björk tiene una carrera muy dilatada y el resto de sus canciones no te recordarán a los insectos.

      Abrazotes.

      Eliminar
  7. A mí también me han dado de siempre mucho yuyu. Y encima las de ahora que son rojas y voladoras, pero las de antes, negras como el betún y como más gorditas, que? No sé cuáles eran peores, la verdad.
    Ascazo con mayúsculas!

    Saludos.
    Pablo G.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que soy muy democrático, las odio a todas por igual jajajajaja.

      Abrazotes.

      Eliminar
  8. Uno más que se suma al ascazo profundo, aunque con matices. Las que hay por Madrid generalmente son las pequeñas y negras, esas me dan más o menos igual, con lo que no puedo son con los grillos. Ahora bien, las que hay en Alicante son auténticos caballos. Son algo más rojizas, gordas y grandes... vamos que pisas una y tienes que lavar la suela de la zapatilla porque se queda bien pringada. Campan a sus anchas por las tuberías y aunque seas la persona más limpia del mundo, con más trampas para cucarachas y con bien de insecticida, no me libro de matar unas cuantas cada verano. Y ya si te hablo de las voladoras que hay por esta zona, flipas... La cosa es que no llevan toda la vida, hará unos 10-15 años, antes no las había: gordas, negras y con alas. Encima tienen un vuelo muy torpe y se estrellan contra tí... Súmale a las cucarachas voladoras las chicharras que en agosto, con el calor, están atontadas y entran volando por las ventanas aturdidas... Pero bueno, lo cierto es que a estas las espantas y salen por donde han venido, son mucho menos asquerosas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, menos mal que las de Madrid no están bien criadas...

      De insectos sólo le tengo asco a las cucarachas y a las moscas, el resto no me molestan. Ahora bien, este verano estaba en casa cuando se metió un grillo en el salón y el muy tonto se escondió detrás de un mueble y no podía salir. No lo hubiera echado si no fuera porque se puso a hacer ruido y no me dejaba ver una peli así que me puse a dar golpes en el mueble hasta que conseguí que se fuera. ¡Ya me dirás como llega un grillo a un noveno!

      Abrazotes.

      Eliminar
  9. Parece una historia de terror casi ejee

    ResponderEliminar