7 jul. 2016

El reverso de la moneda

En esta ocasión me he propuesto hablar de aquellos encuentros sexuales que acabaron siendo decepcionantes o de un modo u otro no llegaron a producirse. A todos nos gusta leer sobre polvos antológicos y folladas para enmarcar, personalmente también me gusta leer sobre aquellas historias que no llegaron a buen puerto primero porque desmitifican (no nos engañemos, mucha gente piensa que al abrir un blog uno asciende inmediatamente a la categoría de semidios) y segundo porque a todos nos han rechazado, hemos rechazados, nos han decepcionado y hemos decepcionado:

A grandes rasgos hay una cosa que por desgracia se ha repetido hasta la saciedad en mi vida sexual: a la gente de primeras le parece muy morboso le parece muy morboso que servidor sea multiorgásmico pero luego en la práctica en cuanto me corro por vez primera (independientemente de si se han corrido o no) se cansan y ya no quieren más. A más de uno le pregunté en ese momento que si no le había gustado, a lo que contestan que sí pero que eso de que me corra siempre varias veces es muy cansado y que no.

-Pero si te lo conté
-Ya, pero yo pensaba que eso de ser multiorgásmico era otras cosa.
-¿Y qué te pensabas que era?
-No lo sé, pero me ha sorprendido que después de correrte dijeras que aún te queda carrete.
-A mí lo que me sorprende es que con tal de follar seáis capaces de decir que sí a todo porque te aseguro que llego a saber que me ibas a dejar a medias y no quedo. La puerta ya sabes donde está.

Y es que estas cosas me cabrean mucho, durante bastante tiempo no me creía a nadie que decía "¿Multiorgásmico? Menudo morbazo" (aunque precisamente por eso me he llevado unas cuantas sorpresas muy gratas) y ya desde hace algún tiempo no le cuento de antemano "mi secreto" a nadie con el que haya quedado para echar un polvo, que lo descubran cuando llegue el momento.

************************************************************************************

Una vez quedé con un chico que me parecía muy guapo: rubio, pelo rizado, ojos negros, poco más de 1'80, delgadito y además teníamos algunas aficiones en común. Sólo hablamos un par de veces por Skype antes de conocernos pero nada me preparó lo que iba a encontrarme: no me entendáis mal, en persona me gustó mucho más aún pero el chico este, no sé si por nervios o porque normalmente era así es de esos que empiezan a hablar y hablar y nunca paran, ni siquiera te dejan meter baza. Para más inri hablaba muy rápido y siempre en el mismo tono de voz, lo que hacía que enseguida dejases de prestarle atención porque te entraba hasta sueño de escucharle.

Me acuerdo que quedamos en el Mercado de Fuencarral y lo primero que hicimos fue ir a tomar un café, mientras hablaba no paraba de pensar que qué pena que con lo guapo y majo que era fuera tan cansino, si se dosificase más ganaría mucho. Estaba tan absorto hablándome que ni siquiera se dio cuenta de que ya no le escuchaba o quien sabe, quizás interpretase mi cara de cordero degollado como que le estaba prestando toda la atención del mundo.

Aprovechando que, terminado el café, dimos una vuelta por el centro comercial entramos en una tienda de ropa a echar un vistazo, movido a partes iguales porque quería que se callase un poco por un lado y porque quería saber como era a nivel sexual por otro, le comencé a comer la boca en un momento dado en el que íbamos por un pasillo de la tienda en el que no había nadie y aunque se nota que le pillé muy desprevenido reaccionó bien y con mucha pasión, acabamos en su casa porque los dos acabamos con un calentón importante y porque Fuencarral calle pillaba mucho más cerca de su casa que de la mía.

¿Veredicto? Horrible, y me jode mucho decirlo porque me lo pasé muy bien con él follando pero es que ni siquiera en esa situación se callaba. La gente cuando folla y le da por la locuacidad dice cosas como "qué rico", "dame más fuerte" o "ve un poco más lento". Él no, entre jadeo y gemido me contó la vida y milagros de sus amigos, el mal ambiente que había en su trabajo y le dio tiempo hasta de destriparme enteritas (spoilers incluidos) dos pelis que había visto hacía poco. Y yo mientras callado como una puta, a mi rollo y dando respuestas breves de vez en cuando porque daba igual lo que dijera, o no me escuchaba o no me hacía ni puto caso.

************************************************************************************

Cuando aún vivía en San Sebastián quedé con uno que estaba un pelín obsesionado con una parte de mi cuerpo (no, no es el rabo, que os veo venir), de hecho me mandó un mensaje por la consabida aplicación diciendo que le ponía mucho mi nariz. Tócate los cojones, es verdad que a la mayoría de la gente o le gusta que sea tan alto o le gustan mis ojos pero éste sólo tenía ojos para mi nariz, el único complejo que he tenido.

Aparte de que su monotema era el de siempre: mi nariz, mi nariz y mi nariz, estaba muy preocupado con el tema de que yo el tiempo que estuve viviendo en la ciudad vasca compartía piso (también es verdad que vivía en un barrio pijísimo y carísimo porque enseguida me ofrecieron compartir piso y ni siquiera me puse a buscar donde vivir) y mira que le decía que no pasaba nada, que cuando ligaba me llevaba a quien fuera a casa y me encerraba en mi cuarto, que a mis compis les daba igual.

Pues no, éste aparte de un poco obsesivo era muy fan de las teorías conspiratorias porque decía que lo mismo se ponían a escuchar detrás de la puerta, o revisaban la basura después en busca de condones y sobres de lubricante usados. Como si no tuvieran otra cosa mejor que hacer... El caso es que me negaba a ir a su casa porque estaba a 15 km y aunque tenía coche pues me parecía una opción muy cómoda que él fuera a mi piso. Al final acabé yendo a su casa, una de esas casas de piedra que tanto se llevan por allí y que estaba a la entrada de su pueblo.

Nada más abrirme la puerta me dijo que se encontraba un poco mal pero como una cosa y otra aún no habíamos podido quedar le hacía ilusión conocerme y no había querido cancelar la cita. Estaba un poco amarillo cuando lo vi pero como tampoco tenía otros síntomas pensé que sería una tontería y nos empezamos a liar enseguida mientras íbamos camino a su dormitorio. Acabábamos de echarnos sobre su cama y estábamos ya medio desnudos cuando susurró un desganado "lo siento" y acto seguido vomitó en el suelo sacando la cabeza de la cama. Me volví a poner las zapas y la camiseta y el jersey que llevaba y cuando me dijo que me quedase, que podíamos seguir, le dije que mejor no porque era evidente que se encontraba mal y que mejor lo dejábamos para cuando se pusiera bien.

************************************************************************************

La más surrealista viene ahora y ésta me pasó también en tierras vascas. Quedé con alguien que dijo que tenía 42 años y vivía solo y cerca de donde yo vivía, sólo tenía que cruzar uno de los numersos puentes sobre el Urumea y en apenas un cuarto de hora andando llegaba a su casa. Parecía un poco obsesionado con la privacidad, me costó mucho que me mandase fotos o me pusiera la cam para poder verle y todo estaba envuelto en un halo de misterio que a partes iguales me cabreaba y me daba morbo.



Una vez toqué el timbre de su casa me dijo desde dentro que diera un paso atrás para poder verme por una cámara que había instalado porque según él le habían dado ya más de un susto. Era la primera vez que me encontraba ante un dispositivo de seguridad así y cuando por fin me abrió le pregunté si no tendría algún detector de metales también (lo sé, no tengo filtro). Era evidente que o me había mentido con la edad o estaba muyyyyyy estropeado, pero se me pasó el morbo enseguida. No me fui inmediatamente porque empezó a contarme su vida y para no cortarle me senté al lado del sofá mientras esa noche estaban echando en la tele "La última casa a la izquierda", sin sonido, eso sí,

Me contó que se casó con una chica de siempre porque era "lo que tocaba" pero que nunca le habían gustado las mujeres. Aún así tuvieron dos hijas y en ese momento añadió:

-Mi Sonia tiene la misma edad que tú.
-¿Es una de tus hijas?
-Sí, la mayor se llama Sheila y es un año mayor que Sonia y que tú.
-¿Las tuviste muy jóven, no?
-Que va, ¿por qué lo dices?
-Porque si realmente tienes 42 años y tu hija pequeña y yo tenemos la misma edad eso significa que tuviste a Sheila con 15 años y a Sonia con 16.
- (se empezó a retorcer las manos con nerviosismo) Bueno, es que si te hubiera dicho mi verdadera edad fijo que no hubieras venido. En realidad tengo 60 pero me suelo quitar algunos años porque dicen que aparento menos edad.
-Ya, y que mejor que apostar fuerte y quitarte dieciocho. Mira, eso da resultado cuando de verdad se aparenta esa edad pero desde que me has abierto la puerta era evidente que no tenías 42 años ni soñando.

Llegados a este punto se empezó a hacer la víctima porque al parecer ni su ex-mujer ni sus hijas le hablaban después de que su Sonia lo pillase con un rumano en la cama. Su hija mayor se había casado ese mismo año y se enteró a los dos meses de rebote. Por lo visto su ex-mujer y sus hijas se dedicaron a contar con todo lujo de detalles los motivos del divorcio haciendo que todos sus amigos y conocidos le dieran de lado, incluso le prejubilaron "casualmente" al poco de saltar la noticia. Ya me había levantado para irme cuando empezó a desbarrar diciendo que todos le habían dado de lado por ser bi y no por el insignificante detalle de que su hija le hubiera pillado con las manos en la masa (rumana). Antes de desaparecer por la puerta le dije unas últimas palabras:

-Que tu ex-mujer y tus hijas se lo hayan tomado tan mal no te quita parte de culpa y desde luego, echando mierda sobre ellas no arreglas nada si es que quieres arreglar algo. Aparte, te quejas de que estás muy solo en el mundo pero mintiendo constantemente no vas a hacer que la gente se acerque a ti, has empezado diciendo que no te casaste enamorado porque nunca te han gustado las mujeres, que tuviste a tus hijas casi por obligación y que hace más de venticinco años que no tienes sexo con mujeres para acabar diciendo que eres bi, ¿sabes que creo? Que la gente como tú sois los que más daño le hacéis a los que realmente son bi, cada uno gestiona su sexualidad como quiere o como sabe, de acuerdo, pero tú lo estás haciendo de una forma muy chapucera. No culpes al mundo de cosas que dependen de ti.
-Eso, vete, como hace todo el mundo. No necesito a nadie porque sois todos unos egoístas (dando un portazo que casi se me salta un empaste).


Oh Anthonio
It's been nearly one year
Since our Rio
Nights of forever
Pictures of you and me
Dancing and memories

Through the masquerade
You led me by the hand
Whispered the words
"This is forever"
Said from the silver tongue
That's where it started from

Oh Anthonio
My Anthonio
Was I ever more than just a face in the crowd?
Did you even know my name?
Did you ever really care?

Oh Anthonio
My Anthonio
Do you ever wonder why or where I am now?
Do you ever feel ashamed?
Do you even feel a thing?

There I was under stars
Hearts made in the sand
Lying with the boy
From Ipanema
Tide comes rushing in
Time and time again
Now that summer has gone
Where did you run?
All my letters are returned to sender
For eternity
You're a part of me

Oh Anthonio
My Anthonio
Was I ever more than just a face in the crowd?
Did you even know my name?
Did you ever really care?

Oh Anthonio
My Anthonio
Do you ever wonder why or where I am now?
Do you ever feel ashamed?
Do you even feel a thing?

Oh Anthonio
My Anthonio
You got everything you ever wanted from me
I was just another girl
It was just another night
Oh Anthonio
My Anthonio
There is only one thing I've been trying to say
It may come as a surprise
My baby has your eyes

21 comentarios:

  1. Qué cara más dura tienen algunos, desde luego. Empezando por el final, odio cuando la gente se quita años y se creen que no te das cuenta. Como esos perfiles de Grindr que año tras año tienen la misma edad, y ojo, que Grindr lleva ya 6 años entre nosotros. Es cierto que hay quien se conserva muy bien, pero de ahí a quitarte 18 años y pretender que la gente no se de cuenta...

    Al primero le tenías que haber puesto un esparadrapo en la boca para que se callara... ¿Nadie le habría dicho nunca que en esos momentos ha de tener uno las cuerdas vocales más relajadas?
    Lo que más me gusta de ti, Christian, es que no te andas por las ramas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te puedo asegurar que no sabía donde mirar cuando en pleno polvo el rubio locuaz vuelve con su letanía. Y mira que antes de quedar me dijo que era muy hablador pero claro, te esperas a alguien que hable mucho pero luego tengas sus pausas, te escuche, te pregunte cosas... pero no.

      Es curioso, pero esto de ser tan directo suele ser a partes iguales lo que más gusta y lo que más detesta la gente de mi. Me alegro mucho de que estés entre los primeros, no podía ser menos porque también eres bastante directo. ;)

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo, "el secreto" mejor no contarlo. En mi caso pasa más desapercibido por la cantidad de "vuelta y vuelta" y meneos que me dan como a un filete de carne.
    Con el caso del rubio me he tenido que reír porque aunque debe ser muy repateante estar follando con alguien así, la situación tiene su punto cómico XD
    A mí también me atraen los tíos con las manos, pies y narices grandes ¡Qué susto, Christian! que le entrase de repente el síndrome de la niña de El Exorcista. ¿Acaso se puso nervioso por la ansiedad de la cita? En todo caso, si ya se sentía indispuesto, creo que no era el mejor momento para quedar con alguien para una cita. Hay gente pa tó. Me he acordado de un tío con el que estuve conversando por Skype; me gustó y me cayó muy bien desde el principio pero también le veía un poco "la cara amarilla". Le habían diagnosticado intolerancia aguda a la lactosa y al día suguiente le hacían todo tipo de pruebas médicas en el aparato digestivo. Para ello, debía estar todo el día en ayunas y tomando - supongo - laxantes o algo parecido. Estuvimos ochos horas (ni una más ni una menos)charlando y me dió tiempo a verle la cara de todas las maneras hasta que recuperó el color finalmente. Nos lo pasamos muy bien y nos reímos mucho a pesar de la situación. Al final, el mazazo: "perdona tengo que decírtelo: no me van para nada los tíos. Tengo mi chica y jamás me liaría con un tío. Lo que pasa que estaba esta tarde solo en casa y me sentía mal. Gracias de todos modos" ... no me dolió ni me quedé rayado porque estaba claro que la situación no era nada morbosa aunque él sí jugó a "calentarme" en varios mementos.
    Del último caso, ya le contestaste muy rotunda y claramente: no se puede ir por la vida actuando de ese modo tan chapucero. Y sí, esos tipos son los que más daño hacen a los verdaderos bisexuales.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te acuerdas de la famosa escena de Amelie que está follando y sale con una cara como de estar pensando en la lista de la compra? Pues así estaba yo.

      Yo mismo he tenido que cancelar citas para follar porque ese día me había dado una bajada de azúcar y no estaba para nada. Alguno que otro no me habrá creído pero me la suda, lo que no voy a hacer es quedar por compromiso aún encontrándome mal.

      Abrazotes.

      Eliminar
  3. Ofú!, que dicen por la tierra de mi chico. El primero es de traca, si le has dicho que te corres varias veces, y es la primera vez, lo mínimo es retarte a ver cuantas veces es capaz de hacerte correr. Vaya yo siempre he echo eso con la gente que tenéis ese "don" tanto chicas como chicos. Luego están los que se corren en dos minutos y ya se les va todo... pero "multiorgásmico" eso es un don jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, cada uno tiene sus límites y sus gustos. A mi por ejemplo me parece muy aburrido quedar con alguien que tarda mucho en correrse (estoy hablando de gente que normalmente tarda más de una hora), en esos casos digo que no o nos ponemos de acuerdo para hacer el rato más entretenido. Mi record está en siete veces (me pasó dos veces pero tengo que aclarar que llevaba unos cuantos días sin tocarme y tenía toda la noche por delante), la media la tengo en tres o cuatro veces.

      No esperaba menos de ti, siempre estás pensando en los demás.

      Abrazotes.

      Eliminar
  4. Mother mine, Christian! ¡Qué intensidad! A mí nunca me ha pasado nada tan extraño. Sólo la vez que vomité la tarta de chocolate de mi cumple cuando me la clavaron hasta la tráquea, jajajaja. Mi historia favorita de las tres que nos ofreces es la primera, la del rubio que te ponía la cabeza "modorra", jajaja. ¡Tremendo!

    En fin. Y lo del multiorgasmo es como cualquier superpoder. Hay un precio que debes pagar. Yo lo odiaba de mi ex. Se corría y se quedaba apagado o fuera de cobertura... En fins... :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No? Pues tengo prevista una segunda parte...

      Hombre, es que correrse varias veces cansa mucho pero vamos, tampoco soy de los que acaban y se quedan dormidos jajajaja.

      Eliminar
  5. Cuando después del tio que vomitó ya has dicho que el siguiente sí que fue surrealista del todo, me he imaginado de todo...
    Me ha hecho mucha gracia lo de que digas de ti mismo que no tienes filtro, y la frase que le soltaste al tío por lo de su edad es antológica: "Y que mejor que apostar fuerte y quitarte dieciocho", jajjajaa.
    En serio que cuando te pones en ese plan debes dar miedo, pero si uno no es la diana de tus "tiritos", estar a tu lado en ese momento tiene que ser un descojone.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja, siempre digo que si fuera un poquito (sólo un poquito) diplomático me iría mejor, porque incluso cuando soy prudente y no digo nada, como soy tan expresivo ya se encarga mi cara de decir lo que pienso.

      A pesar de que soy un poco brusco con mis amigos suavizo el tono aunque siga dando mi opinión sin dar muchos rodeos. Si no no me aguantaría nadie jajajaja.

      Abrazotes.

      Eliminar
  6. El que se puso enfermo me ha dado penita, y el "surrealista" pues un poco también, porque es de esa gente que se engaña con tanta eficacia a sí misma que pierden de vista la realidad, y llegar a los 60 con esa visión del mundo y ese estado tan lastimoso de cosas me da pues eso, mayormente pena. Así que de los tres mi favorito es el parlanchín, que oye igual si hubieses repetido el muchacho se habría encontrado más relajado y capaz de cerrar el pico cuando era procedente mantenerlo cerrado...
    ...y al margen de esto te diré .con todo el cariño ya lo sabes- eso que creo ya te he dicho otras veces y veo que te acaban de decir: que cuando haces una demostración verbal de tu funcionamiento "sin filtros" tienes que dar miedo al que tienes delante, que chunguete te hacen ponerte a veces criatura, jaja,
    Abrazos y buen fin-de.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que más me "fascinaba" del "surrealista" es que incluso después de haber perdido a su familia seguía siendo incapaz de reconocer que esa situación la provocó él solito.

      No sé, no sé, el parlanchín era majete pero me tuve que tomar un Nolotil al volver a casa porque me iba a estallar la cabeza, que chapas metía el cabrón...

      Abrazotes.

      Eliminar
  7. que pinchi miedo jajajaja. Lo del parlanchin creo que es la que más me refleja jaja no por que yo hable sin parar, sino q me ha tocado en mas de una ocasión a pura hurraca empedernida XD. pero ñe. igual el bizarro que comentas :s
    en fin, abrazoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, yo también soy muy hablador pero me sé controlar jajajaja. Eso de hablar tanto follando nunca me había pasado y nunca me ha vuelto a pasar.

      Eliminar
  8. Madre mía vaya historias, al final el charlatán casi que es el menos malo, el que estaba enfermo pues pobrecillo al fin y al cabo, pero eso si, el último, a mi me ha pasado alguna vez algo parecido y es que no doy ocasión, directamente nada más vernos lo digo, ¿cuantos años decías que tenías? y cuando ya se empiezan a descubrir digo el venga, hasta luego, porque se alguien se quita tres o cuatro años no te vas a dar cuenta, pero yo también he tenido casos de alguno que se ha quitado quince años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, el charlatán era majo pero claro, me gusta enterarme de lo que me están contando pero entre lo rápido y lo mucho que hablaba y ese tono tan monótono...

      Con el bizarro, como alguno ya lo ha bautizado, me quedé porque tenía muy claro que por mucho que hablase no íbamos a follar así que lo dejé soltar la letanía y cuando llegó el momento es cuando dije el "venga, hasta luego".

      Habría que verte de mala hostia con lo majo y paciente que pareces jejeje.

      Abrazotes.

      Eliminar
  9. Por partes.

    El que se puso malo y vomitó, pues me da pena. En tu caso y si se hubiese dado, tendría su segunda oportunidad.

    El parlanchín, pues tiene que ser un tanto surrealista y almodovariano que te destripen dos series en mitad de un polvo, jajaja.

    Y el "rejuvenecido", lo cierto es que es bastante desagradable. Si me pasa a mí, me daría tal mal rollo que estaría un tiempo largo sin quedar con nadie.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues al loro que va a haber segunda parte.

      Sobre el que se puso malo, eso son cosas que le pueden pasar a cualquiera pero si me encuentro mal aborto la misión. No volví a coincidir con él.

      Siguiendo con los similes cinematográficos mientras hacía el post pensaba que el parlanchín era muy lynchiano. Es más, si hubiéramos quedado más veces habríamos terminado como Betty y Rita en Mulholland Drive. ;)

      Sobre el rejuvenecido ya lo he y habéis dicho todo, si se descuida vuelve a nacer y todo.

      Abrazotes.

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Jajaja! Yo tuve un amigo que era como el parlante! Jajaja... no volví a quedar con el desde un día que estuvo toda una tarde hablandome de una escritora llamada Sor Angela de la Cruz... o algo parecido! Por favor! Como se puede estar toda una tarde hablando de una monja?
    Besotes!

    ResponderEliminar
  12. Por Dios, el que hablaba en demasía.... Yo no podría soportar algo así

    ResponderEliminar