9 feb. 2014

Cal, arena, Barcelona

Por cuestiones laborales tengo que pasar tres semanas en Barcelona. Esta ciudad siempre ha estado ahí en mi vida de alguna forma o de otra: que si un familiar que vivió ahí algunos años antes de divorciarse y regresar a tierras castellanas, que si diversos conciertos y otros eventos, que si amistades que tengo aquí... Aunque con el tiempo he ido espaciando más mis visitas a la ciudad (sobre todo en los últimos tres años, que apenas la he pisado).

En cualquier caso esta va a ser mi visita más larga con diferencia a la ciudad condal ya que nunca he estado más de una semana y temo el momento en que haga acto de aparición el hartazgo. Algunos me pondréis a parir o incluso diréis que no tengo ni corazón ni buen gusto como me suelen algunos de mis amigos cada vez que sale el tema pero no lo puedo evitar, en la misma medida que hay cosas que me encantan de Barcelona hay otras tantas que no soporto de la ciudad. A continuación algunos pros y algunos contras de la ciudad para no eternizar el post.

Pros: -A nivel de tiendas y centros comerciales se come con patatas a Madrid.
-Tiene un skyline más atractivo e internacional que Madrid.
-Al igual que Madrid hay de todo para todos, lo que le da muchos puntos.
-El parque Güell y el Tibidabo.

Contras: -Tanto a nivel cultural como nocturno Madrid me gusta más.
-Nunca olvidaré cuando mi tío todavía vivía en Barcelona, vivía en Collserola más concretamente y, para los que conozcáis la ciudad, eso equivalía a que ir al resto de la ciudad sólo faltaba conseguir sangre de unicornio y lágrimas de tritón.
-Ese invento tan diabólico como aleatorio que son los carriles bici y del que está infestada la ciudad (ya, ya sé que no es algo exclusivo de Barcelona pero lo de esta ciudad no es normal)
-El metro, ese pedacito de Sin City en la ciudad.

Es la ocasión ideal para hablar de verdad.
Es la ocasión semanal para hablar de verdad.
Es la ocasión natural para evitar que nadie
acabe muy mal.
Y así saldré más ligero, ya sin miedo.
Y cogeré aire, un poco de aire...
estaría muy bien.

"Hola, ¿Qué tal? ¡Cuánto tiempo!",
un abrazo raro y un beso.
Celos, juegos, estrategos,
ego trip, bailas al espejo,
come, come carretera.
¿Dónde vas?
"Hola, ¿Qué tal? ¡Cuánto tiempo!",
"Muy bien, con el grupo y eso."
Y un aplauso,
¿Salimos o no?, ¿Seguimos o no?

Vamos a medir cuál es, si es,
distancia entre la amistad
y la infinita complicidad.
"Desconcierto existencial".
Va, no me jodas, Fernando.
Necesito aire... Aire.

Firmaremos un 7%
para discos tristes.
Todos dicen que es lo justo,
y nadie sabe a costa de quién,
de qué, de cómo y cuánto.
Todavía ensayamos.

Estaría muy bien.

Y si vuelves a poner en un mensaje aquello,
¿Cómo era? Ah, sí, "Cielo".
¡Yo no soy tu cielo!
Es más, me das miedo.
Miedo a pensar la boca de quién nos representa,
y qué les cuenta por la noche en los lavabos.

Estaría muy bien.

14 comentarios:

  1. Como siempre que he estado en Barcelona han sido estancias cortas de no más de tres o cuatro días, no me ha dado tiempo a percibir los inconvenientes, solo me lo he pasado muy bien, y además el mar...aaahhh, como nos gusta el mar a los chicos de interior...
    Bueno, como tu eres una persona que parece saber extraer muy bien el lado positivo de las cosas, seguro que al final sacas una buena experiencia del traslado temporal. ¡Ya nos contarás!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el tiempo que está haciendo lo siento pero no creo que me acerque a la Barceloneta jejejeje.

      Ya os contaré, el temor que tengo es ese, nunca he estado tanto tiempo por aquí y no sé como lo llevaré.

      Besos.

      Eliminar
  2. Estoy con un-angel: añadiría el mar y que las pocas veces que he ido lo he pasado bien... ¡Páselo usted bien, Sr. Ingebrethsen!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A diferencia de usted no soy muy marinero, ni Ostende ni Marbella. Con decir que es raro el verano que voy más de cinco veces a la playa... Lo bueno es que hay muchas Barcelonas dentro de Barcelona así que aunque no me acerque al mar tendré cosas que contar.

      Besos, capitán leñador.

      Eliminar
  3. A mí siempre me ha gustado, pero claro, como visitante de pocos días. Igual si viviese allí, la cosa sería distinta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo una anécdota sobre un viaje de hace unos años a Barcelona que ejemplifica muy bien ese amor-hastío que me produce la ciudad. Igual hago sesión remember porque ya la conté en el blog anterior.

      Eliminar
  4. A mi me pasa algo con mis ciudades españolas favoritas.

    La más bella Barcelona, pero su gente es xenofoba, desconfiada y poco cordial.
    Sevilla en la que viviría, amo el calor, sus plazas, el Guadalquivir y su gente bella y muy amable. Santiago de Compostela me enamoro pero su clima lluvioso me deprime, Madrid me pareció sucia y caotica pero con el mejor ambiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, también, lo peor de Barcelona es la gente y más ahora que están tan crispados. Menos mal que en ese saco no entran todos los barceloneses. Yo lo tengo clarísimo, me quedo con Madrid aunque San Sebastián se queda cerquita.

      Eliminar
  5. Sr. Ingebrethsen, una cancioncita dedicada que mi me parece simpática: Giulia y los Tellarini, "Barcelona".

    http://www.youtube.com/watch?v=Xho-nrHVeMQ&feature=kp

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está graciosa la canción, tiene un punto a Marlango pero sin ir provocando comas ni trances hipnóticos por ahí lo cual ya es mucho.

      Eliminar
  6. Bueno, el Skyline de Madrid digamos que es peculiar... la gracia de Madrid está precisamente abajo... en la gente, quizá sea un poco el mayor defecto que le veo yo a Barcelona, aunque no son tan chulos como los madrileños, tampoco tienen ni un cuarto de su majeza, sin querer faltar a nadie, que uno habla en general por lo que ha vivido. Y pese a todo, yo si soy un enamorado de Barcelona... ´podría haberme ido a vivir en su momento allí, solo por el hecho de tener mar... pero no la elegí, por otros motivos.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Madrid gana mucho en las distancias cortas, es una ciudad que te hace sentir cómodo enseguida. Así que no te fuiste a Barcelona por la gente, ¿no?

      Bicos.

      Eliminar
  7. Hombre, tienes el Open Mind y el Trash, que también son un plus :)

    Barcelona es más paseable, Madrid es más vivible.

    Y desde que las LowCost se hicieron fuertes allí, lo del turismo de chancleta y bañador ocupando La Rambla se ha vuelto algo insoportable, aparte de que ha hecho subir el precio del alojamiento a lo bestia. Yo ahora cada vez que voy procuro agenciarme un airbnb. Mancanta Barcelona, si puedo, voy unas tres o cuatro veces al año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomo nota que me está dando por salir por el ambiente algo más de lo habitual (lo cual tampoco es que sea decir mucho).

      Yo hacía como año y medio que no volvía por aquí y no estuve ni un día, ya que vine a un concierto y trabajaba al día siguiente. Pero sí, entre lo que se columpian con los precios y la gente,,,

      Eliminar