12 feb. 2014

La ecuación perfecta

Hace unos días salió un estudio (¿por qué cada vez estos estudios son más chorras?) que dice que los matrimonios (aunque supongo que también será aplicables a las parejas) entre un hombre feo y una hombre guapa son los más felices.

Según el equipo de la psicóloga Andrea Meltzer (en serio Andrea, cambia de camello o, mejor aún, deja las drogas) que estudió a casi 500 matrimonios, los hombres se fijan más en el físico que las mujeres (aunque hay discrepo, esa circunstancia se da mucho tanto en hombres como en mujeres) y para las mujeres casadas lo primordial es ver a sus maridos felices. Ya, ¿y para esto haces una investigación Andrea? Menudo horror vacui de obviedades...

Aunque se me ocurren unas cuantas cuestiones a raíz de este aborto de estudio:

-Según el equipo de la Meltzer (que no Frau/Herr Merkel) la pareja perfecta sería algo así como juntar a Eduardo Gómez y Blanca Suárez ya que según nuestra ilustre psicóloga cuanto más feo sea el hombre (y no creo que se refiera a feo de "con otra ropa y otro pelo quizás ganarías mucho" sino a feo de "venga, confiesa, tú antes veraneabas en Pripyat") y más guapa sea ella más asegurado está el éxito.

-Tampoco hace falta irse a buscar modelos que aunque las haya muy guapas hay otras tantas que más que modelos parecen refugiadas de guerra.

-¿Acaso los feos van expulsando feromonas por ahí que sólo las guapas pueden detectar?

-Trasladando esta cuestión al ámbito gay, para que un matrimonio cuaje ¿quien tendría que ser el guapo y quien el feo? ¿El feo sería el activo y el guapo el pasivo? ¿Dónde dejaría eso a los versátiles?

A mí todo esto me suena a ese concepto tan atávico y tribal de muchas civilizaciones de que una mujer cuanto más ancha de caderas es más fértil y mejores hijos dará y que cuanto más dotado esté un hombre mayor será su capacidad reproductiva pero trasladado a la época actual. Ainssss, como se nota que no me tomo en serio este tipo de estudios y que me sale más a cuento reirme que arquear una ceja.

En el próximo post os contaré algunas cositas del curso y de lo que está dando de sí mi estancia en Barcelona.

Erasing these two photographs
Is just a waste of time
The danger's in the subtlety
Between the evening and the night

Two hearts beating
One beats the other
While the other just looks away
Two hearts dreaming nightmares together
Leaving nothing more, nothing left to say

Replacing every part of me
That's in between the lines
The promise just a shade of grey
Between the darkness and the light

Two hearts beating
One beats the other
While the other just looks away
Two hearts dreaming nightmare together
Leaving nothing more, nothing left to say

Two hearts beating
One beats the other
While the other just looks away
Two hearts dreaming nightmare
Nothing more, nothing left to say

20 comentarios:

  1. Ahhhhh, que hablamos de funciones de bienestar interdependientes del tipo "qué buenorra está la parienta, ¡qué feliz soy!; mi marido está feliz por lo divina de la muerte que estoy y, como es feo de verdad, él está todavía más feliz conmigo, ¡qué feliz soy!". Ejem... digamos que deja algo que desear, doctora Meltzer. Sin comentarios.

    Lo mejor de estos estudios de pacotilla, Sr. Ingebrethsen, son los comentarios a que pueden dar lugar ;-)

    Si los gay ya lo tenemos complicado para que el matrimonio fragüe, tal y como lo pinta la señora (¡y los osos y ositos ni te cuento!), más complicado aún lo tienen las lesbianas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, pues hay ositos y lobitos muy monos, pero vamos ya estoy loco para que salga la versión para gays, lesbianas y bis del estudio de la Meltzer.

      Besos, capitán leñador.

      Eliminar
  2. Como tú mismo has dicho, una chorrada de estudio, a mi personalmente, el tema físico para echar un polvo, pues muy bien, ves a un tío buenísimo de la muerte y vas a por él, pero en cuanto se va más allá del mero acto sexual, ya no digo parejas, si no simplemente intentos, amiguetes, AMQP, etc ... el físico pasa a un segundo plano, y no es que yo vaya de divino, es que estoy convencido de que el 90 % de las personas no somos tan simples como eso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De divino nada (bueno, igual sí que lo eres, que no tengo ni idea jajajaja) pero me parece muy sensato lo que has dicho. A fin de cuentas no le exigimos lo mismo a un tío de una noche, que a un follamigo o una pareja.

      Eliminar
  3. Bueno, para opinar sobre la seriedad del tema, tendria que tener la ficha de la investigación para ver las variables. Ademas la sicologia es una ciencia novísima, que ni siquiera puede determinar con exactitud la causa de la homosexualidad.

    Un abrazo pequeño Chris.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo al estudio lo veo tan obvio como poco serio, parece que en lugar de toda una psicóloga lo ha hecho la enésima choni que pasa por Mujeres, Hipotenusas (por aquello de los catetos cuadrados) y Viceversa.

      En cuanto a la causa de la homosexualidad creo que es tan sencilla como el hecho de que prefiramos determinados colores, estilos de música o comidas (y no pienses mal, que no va con segundas jajajaja)

      Besos.

      Eliminar
  4. No te lo tomes tan a coña... que los estudios,con lo que cuestan algo de cierto tendrán. Hombre, no sé yo si la muestra de 500 parejas es buena, porque a fin de cuentas cada pareja es un mundo, pero oye... En mi caso no ha ocurrido eso, o sería que yo era el guapísimo de la pareja... no sé, jajaja

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues se han lucido dándoselo a la Meltzer, ésta seguro que no se caga mientras camina por la neurona de más que tiene. Desde luego, ver para creer...

      Bicos.

      Eliminar
  5. A mi,ahora que estoy estudiando psicología, me ha dado mucha angustia pensar que en el futuro pueda estar perdiendo el tiempo en pamplinas como esas. Lo más interesante de todo esto ha sido la canción que has seleccionado, ¡qué guay!, y claro, a estos tampoco los conocía...lo que se amplian mis horizontes musicales contigo, chico. ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confío en tu buen criterio para no hacer chorradas como las de esta chica. :) Me alegro mucho de que te haya gustado, la letra le va que ni pintada al tema del post.

      ¡Abrazote!

      Eliminar
  6. Andrea Meltzer va a llegar muy lejos, tiempo al tiempo...

    Además de parecer la prota de un telefilme de Antena 3, la criatura (debe ser muy jovencita, por las fechas de su CV), que pasa el rato en la SMU (Universidad Metodista del Sur; de Dallas, creada en 1911), también es una celebrity por haber observado (voyeurismo de toda la vida) durante 4 años (voyeurismo a largo plazo e insistente, eso sí) a 160 parejas (¡toma ya tamaño muestral!) y deducir:
    - Que las parejas más felices son las que más engordan. Está claro, ya has atado a la víctima, ya te dejas de cuidar.
    - Que quienes convivían con menos armonía no aumentaban de peso. ¿El estrés de las discusiones adelgaza? ¿Un polvete reconcialiador?
    - Que los divorciados eran los que mejor forma mantenían. Vuelta al mercado; toca cuidarse y/o ligar en el gimnasio.

    Total, nada que no supieramos ya desde los tiempos de La bella y la bestia, King Kong o de cualquier telecomedia americana, Los Simpsons... pero leído en Science luce mucho más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos, que monta unas macro-investigaciones de las que cualquiera con un mínimo de vida social habría hecho antes y con menos esfuerzo... Y que la estupidez no sea mortal con lo extendida que está... :)

      Eliminar
  7. Pues a mí también me parece una chorrada de estudio, Chris, y más para sacar esas conclusiones tan absurdas. Y justamente contradice lo que yo he pensado desde hace mucho tiempo, y de lo que también he hecho mis "estudios de campo", pues he conocido muchas parejas en que él y ella, pero sobre todo ella y ella o él y él, se asemejan mucho físicamente. Ya dice Thiago que todos los tíos prefieren una polla que se parezca a la suya. He visto incluso parejitas de hombres que parecen hermanos gemelos, y como que se esmeran en parecerse, como en una especie de narcisismo retorcido, encantados de conocerse a sí mismos. De todo hay, claro, pero, así y todo, más difícil me parece se enamoren Bella y Bestia a primera vista. Y a Andrea le aconsejaría que dejara de tanto observar parejas ajenas y se busque una para darse un buen revolcón. Cuánta frustración reprimida debe haber ahí.... Besotes, Chris.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que lo dices eso de las parejas siamesas está muy extendido, parejas que comienzan siendo muy distintos para que al final uno de los dos claudique y acabé adoptando el modus vivendi de su pareja. En mi caso dejamos de quedar con un amigo porque había todo lo malo de su novia y lo había adoptado para su forma de ser. Hay que tener más personalidad en esta vida.

      Y sí, a esta Andreíta en vez de comer pollo le vendría muy bien otra cosa jajajajaja.

      Besos.

      Eliminar
  8. ¿Quién ha sido el que ha dicho que los osos y ositos lo tienen complicado? ¡Con lo que a mí me gustan! ;)

    Tengo una amiga que opina que ella siempre tiene que ser la tía buena en la relación. Igual tiene que ver con eso.

    Pero vamos, que si le han pagado a esta señora para que haga ese estudio, es alucinante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido el capitán leñador pero yo tampoco estoy de acuerdo, con lo monos que son.

      Yo también conozco a unas cuantas chicas así que dicen que los feos son perfectos porque aparte de que no las eclipsan los feos se vuelcan más en sus parejas. Por lo visto Andrea Meltzer ya tiene hasta discípulas jajajaja.

      Eliminar
  9. algo de lógica tiene pero cómo se puede saber tan directamente que esto es cierto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente por todas sus conclusiones son de una lógica aplastante veo un poco absurdo hacer un estudio sobre algo así.

      Eliminar
  10. Monos no... osos y ositos :p

    ResponderEliminar