13 jul. 2014

Días de vino y bodas

El último fin de semana de mayo se cumplió un año de mi vuelta a Madrid pero me pilló de boda en Aranda de Duero.

Como no está muy lejos de Madrid fuí y volví el mismo día y para mi sorpresa, esta vez el GPS no me hizo el lío ni me hizo dar rodeos innecesarios. Además no llegué ni de los primeros ni de los últimos y pude matar el tiempo con la madre y los hermanos de Tania, quienes parecían muy interesados en saber si me acordaba de ellos, sobre todo los hermanos pequeños.

La ceremonia (me hubiera sorprendido mucho que la boda fuera religiosa conociendo a Tania y su familia) y el convite fueron en una finca llena de viñedos y con una bodega enorme a las afueras del pueblo. Entre ambos los encargados de la finca nos llevaron a ver todas las instalaciones e incluso nos hicieron un minicurso de cata de vinos (que algunos aprovecharon para llegar medio entonados a la comida). Cuando me presentaban como un ex de Tania algunos invitados me echaban miraditas reprobatorias que acompañaban con comentarios un tanto capciosos como si mi papel en la boda fuera el de raptar a Tania a lo tragedia shakespeariana.

En un entorno así fue la boda
Por contra el novio parecía bastante interesado en conocerme, cosa que me sorprendió porque me esperaba esa mezcla de celos e inseguridad que aflora en algunas personas cuando conocen a un ex de su actual pareja y la verdad es que me cayó bastante bien. En cuanto a Tania es evidente que quince años pasan para todos pero pude comprobar que seguía siendo la misma de siempre.

Pese a que no suelo ir a bodas porque no me gustan estuvo muy bien haber ido (sí, fui por pura curiosidad) para recordar y volver a ver a Tania y su familia después de tantísimo tiempo. De hecho Tania y su marido me han invitado a volver por Aranda y la madre de Tania me ha invitado a ir a verla a Burgos.


Feeling empty, tears in my eyes
Twisted thoughts they try
To interfere with my will to keep going
The time has come for me
To be one timeless,
Ageless, innocent, calm
My ship is calling

Talk to me, speak to me
Tell me your story
Look at me, watch me
See and behold

Remember me, think of me
Picture me, never forget me
Cherish my memory

Come to me, wait for me
Tell me your story
Look at me, watch me
See and behold

Remember me, think of me
Picture me, never forget me
You must remember me

In my hair I felt a thousand suns.
A thousand clouds kept me warm
And carried me through the sky,
I've finally got the sign

The lights of souls
Are glowing like gold
Storm is rising, the calm is gone
My ship is sailing

Talk to me, speak to me
Tell me your story
Look at me, watch me
See and behold

Remember me, think of me
Picture me, never forget me
Cherish my memory

Come to me, wait for me
Tell me your story
Look at me, watch me
See and behold

Remember me, think of me
Picture me, never forget me
You must remember me

Talk to me, speak to me
Tell me your story
Look at me, watch me
See and behold

Remember me, think of me
Picture me, never forget me
Cherish my memory

Come to me, wait for me
Tell me your story
Look at me, watch me
See and behold

Remember me, think of me
Picture me, never forget me
You must remember me

17 comentarios:

  1. pues si es poco comun que se invite a un EX a la boda. A mi tambien me invitaron, Claudia fue mi primera enamorada, mi primer amor, mi primera vez, eramos unos inmaduros, pero eso si! muy buenos amigos de colegio, cuando me invito a su boda me senti especial. Asi que no falte. Cuando se caso, me alegre mucho, aunque tambien senti que perdi una parte de mi vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso no puedo decir que se muriera una parte de mí porque hacía mucho que no nos veíamos pero sí que me ha alegrado mucho saber de ella.

      Eliminar
  2. ¿Y cuando preguntaron "si alguien tiene algo que decir, que hable ahora o calle para siempre", todos te miraron? Jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, pero había quien era muy poco disimulado con los cuchicheos porque escuché algún que otro "míralo, y encima tiene la poca vergüenza de presentarse" mientras me miraban sin remisión.

      Eliminar
  3. Me he reido bastante con lo de que siendo un "ex" todos te miraban pensando que en cualquier momento ibas a salir corriendo con la novia bajo el brazo... pues que guay, parece una boda rollo Falcon Crest con los viñedos del valle de Tuscany de fondo y Angela Channing recibiendo a todos los invitados en el porche de la casa...
    Siempre me pongo la canción del día de fondo mientras te escribo el comentario y aunque no tenía ni idea de quienes eran, me ha gustado como sonaban...
    ¡Feliz semana, guapo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay palabras para describir el lugar, al parecer en los lugares donde abundan las bodegas es posible alquilarlas para celebrar eventos porque una amiga fue a una boda que se celebró en Logroño con el mismo modus operandi y locus amoenus.

      Igual accedo a la invitación de la madre de Tania y me tienes por tu ciudad un día de estos.

      ¡Feliz semana, escocés renegón!

      Eliminar
    2. ¡jajajajaajaj!...¡que no, que las faldas a cuadros no me vaaan!

      Eliminar
    3. De acuerdo nada de faldas escocesas, pero si acabo yendo de visita a Burgos a ver a la madre de Tania quedaremos un díita?

      Eliminar
  4. Ser un ex y estar invitado habla bien del invitado y del invitador.

    Jajajaja, a mí también me ha dado por pensar en Falcon Crest...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el entorno se prestaba mucho a pensar en las pantagruélicas series ochenteras pero por suerte sin los estilismos de esa década tan espectacular en la música como desastrosa en cuanto a moda.

      Eliminar
  5. Pues niño, infiero de todo ello que tú fuiste el verdadero centro de atención de la boda (osea para nada pasaste desapercibido of course), por encima de la inmaculada novia (no es sarcasmo).

    Me imagino las miradas de soslayo que se te mandaba.

    Abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte no llegué a eclipsar a los novios pero sí que llamé mucho la atención, lo mejor es que la gente no se da cuenta de que todos tenemos pasado y de que mejor que haya buena relación con un ex a que sea mala.

      Abrazotes.

      Eliminar
  6. Aranda de Duero...una pasada, quiero conocer... y tu cari sigues despertando pasiones y algo de malafolla como diría Andres, tienes un punto de insidioso... delicioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonita forma de llamarme tocapelotas. :P Nah, tampoco tengo la culpa de que me presentasen como el ex.

      Besos.

      Eliminar
  7. Pues qué experiencia tan bonita, Chris. Un detallazo el de Tania al invitarte, y encima rehiciste lazos. Y ahora que lo pienso, me encantaría ser invitado a la boda de un ex, iría vestido de negro lutal, sería cuanto menos divertido, jeje. A las pocas bodas que voy me gustan más por el espectáculo social que por la ceremonia en sí, es que dan para mucho, jeje. Besos, Chris.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo esta clase de eventos los veo más poco experimentos sociológicos que otra cosa, me da la impresión de que cuando hay boda la gente pierde el norte y sacan a pasear su lado más pueblerino.

      Besos, Roberto.

      Eliminar
  8. Te metes en unos berenjenales.... unas bodas tan innecesarias... y yo escapando de todas ellas. No voy a una a no ser que sea estrictamente necesaria, tiene que ser del grupo de amigos más cercano y de la familia, si no no me ven el pelo, y eso si, de ex ni se me pasaría por la mente, por mucho cariño que les tenga.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar