21 dic. 2014

Rumour has it

He cambiado de trabajo recientemente (tan recientemente que aún no llevo ni un mes) y este lunes la comida de empresa, por segundo año consecutivo tengo una comida siendo el nuevo aunque el año pasado llevaba más de medio año con ellos cuando fue la comida y esta vez apenas llevaba dos semanas. Aunque tengo que reconocer que no esperaba encontrarme tantas diferencias entre uno y otro. Aparte de las sustanciales (me pilla algo más lejos el nuevo trabajo pero el anterior estaba en una zona muy mal comunicada y aunque ahora tengo un horario más irregular al menos se han acabado las guardias) el ambiente es muy distinto. No es que fuera malo el del trabajo anterior pero el nivel de cotilleo que había ahí no lo he visto en ningún otro lugar, en cambio aquí aunque me han acogido bien la gente es más pasota, cosa que se agradece.

El nivel de cotilleo llega a tal nivel en mi antiguo trabajo que, para cuando me comunicó mi jefa que me mandaban a otro lugar yo ya lo sabía desde hacía casi un mes pero ahí no acaba la cosa. Cuando ya llevaba unos meses en el antiguo trabajo me enteré de por que algunas compañeras hablaban de un misterioso Tristán. Tristán era yo, me llamaban así para hablar en clave cuando estaba yo delante y me pusieron ese nombre por el personaje de El Secreto de Puente Viejo. Tengo que reconocer que son originales y que aunque me lo tomo más como un cumplido que otra cosa lo suyo no es sacar parecidos. Además prefiero que hablen en clave cuando estoy delante a que se ceben cuando no estoy. Cosa que conmigo no ha pasado nunca porque lo más fuerte que han dicho de mí es que tengo un carácter bastante fuerte y eso no podría negarlo.


Siguiendo con el cotilleo de mi antiguo trabajo parece que nada es infalible y es que nadie se dio cuenta (sino alguien me hubiera preguntado por el tema) de que estuve conociendo durante unos meses a un MIR del trabajo pero no llegamos a nada porque al cabo de unos pocos meses tuvo problemas con el visado y tuvo que regresar a su país. Al contrario, muy de vez en cuando me preguntaba alguien que porque no estaba con nadie a lo que siempre contesto "Porque no encuentro a nadie que me aguante", se suelen quedar tan cortados con esa respuesta que lo raro es que sigan preguntando. Aunque por suerte normalmente no hablaban apenas de mí pero había momentos bastante desagradables porque era exagerado ser testigo de hasta que punto eran capaces de meterse en la vida del resto de compañeros.

Oooh oooh ooh hooo
Oooh oooh ooh oooh
Oooh oooh ooh hooo
Hooo oooh ooh hooo

It's a cruel cruel world
To face on your own
A heavy cross
To carry along
The lights are on
But everyone's gone
And it's cruel

It's a funny way
To make ends meet
When the lights are out
On every street
It feels alright
But never complete
Without joy

I checked you
If it's already been done
Undo it
It takes two
It's up to me and you
To prove it

On the rainy nights
Even the coldest days
You're moments ago
But seconds away
The principal of nature
It's true but
It's a cruel world

Oooh ooh oooh ooh hooo
Oooh ooh oooh ooh hooo
Oooh ooh oooh ooh hooo
Oh hoo woah

We can play it safe
Or play it cool
Follow the leader
Or make up all the rules
Whatever you want
The choice is yours
So choose

I checked you
If it's already been done
Undo it
It takes two
And it's up to me and you
To prove it

Ah ah ah eh aye aye
Oh eh oh oh
Yeah oh oh

Ah ah ah eh ah aye
Oh oh oh
Yeah oh
Yeah oh
Yeah oh

I trust you
It's already been done
Undo it
It takes two
It's up to me and you
To prove it

Ah ah aye
Oh hoo woah
Yeah eh

Ah ah ah ah aye
Oh-hoo woah
Yeah oh
Yeah eh
Yeah oh

I checked you
If it's already been done
Undo it
It takes two
And it's up to me and you
To prove it

Ah ah ah ah aye
Oh-hoo woh
Yeah oh oh

Ah ah aye
Oh-hoo woh
Yeah oh
Yeah eh
Yeah oh

I trust you

23 comentarios:

  1. Lo mejor de tener compañeros cotillas es que te da la impagable posibilidad de poder inventarse un rumor sobre uno mismo y ver cómo las afiladas lenguas de las compañeras y compañeros se encargan de alimentarlo y transformarlo hasta límites insospechados.
    Un dia estaba en ikea con un amigo y me encontré con una compañera (una de las mas cotillas del trabajo). Como no paraba de preguntar y de indagar, le dije que estábamos buscando cocina y, con cierta malicia, miré a mi amigo y le guiñé el ojo.
    Mi amigo, que tiene mucha más retranca que yo, se apresuró a cogerme de la mano y decirme "vamos a darnos prisa, cariño, que ya sabes cómo se pone mi hermana cuando llegamos tarde"...
    Las semanas posteriores disfruté de lo lindo siendo la comidilla de la empresa... Se llegó a decir incluso que me casaba...

    Grandes los Gossip (el grupo).
    Yo les conocí recientemente con su "Perfect World" y desde entonces no dejan de colarse en la playlist del coche...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo mucha retranca para eso, cuando me enteré de que el misterioso Tristán era yo cuando alguna de ese grupo me llamaba por mi nombre que no, que yo para ellas me llamaba Tristán y que si me llamaban por otro nombre no contestaba jajajaja, Y de hecho no contestaba a otro nombre para picarlas un poco.

      Abrazotes.

      Eliminar
  2. Buff, qué poco me gustan las comidas/ cenas de empresa. Me paso 40 horas semanales en el trabajo y lo que menos me apetece es seguir aguantando al personal en mis ratos libres. Y si encima el ambiente de trabajo es tan marujil menos todavía.

    En mi penúltimo trabajo el ambiente era igual de cotilla y lo peor es que estabamos repartidos por todo el mundo. Las oficinas centrales eran peor que el Mosad israelí. Se despelleja y se pasa encima de todo hijo de vecino pero a mediados de diciembre hay que poner cara soriente y aparentar buen rollo y compañerismo.

    Qué asco.

    P.D. Por decir algo positivo, me encanta esa canción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí lo mismo me da ir que no ir porque en el trabajo soy como cuando estudio, no voy al trabajo/instituto/universidad/conservatorio a hacer amigos, voy a aprender, estudiar y trabajar, lo demás es secundario aunque tenga su importancia (o no, que hay situaciones y situaciones).

      Eso sí, me hizo gracia que para lo cotillas que son dejasen escapar un bombazo como el de lo mío con el MIR, aunque claro, éramos muy discretos y no nos dejábamos ver juntos en el trabajo así que escapar al cotilleo es complicado pero se puede.

      Abrazotes.

      Eliminar
  3. Como me conozco ese tema de los cotilleos, yo es que ya directamente ni voy a las cenas ni fiestas de empresa, soy así de radical según ellos, pero me parece un absurdo estar cenando simulando buen rollo cuando se que por la espalda se acuchillan constantemente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que menudo nido de víboras tiene que ser tu trabajo, con lo buen tío que eres. Cuando he tenido que enfrentar algún cotilleo no me he cortado un pelo, por ejemplo una vez me echaron el muerto de que una conocida le hubiera puesto los cuernos a su novio en una fiesta a la que estaba invitado pero no fui. El novio me pidió explicaciones porque le habían dicho que sí que estuve y le contesté que me encantaba su doble moral, que su novia podía tirarse a su mejor amigo (de él) pero no a un fulano que conoció en una fiesta pero que le preguntase a los que sí que habían ido y a mí me dejase en paz. Me molestó mucho que me metieran en medio de algo en lo que ni pinchaba ni cortaba.

      Abrazotes.

      Eliminar
  4. Yo -en parte por el ambientillo que se respira y en parte porque ya sabes como soy de cardo- suelo evitar las comidas y reuniones de trabajo y me suelo apañar para si es una cena pillar turno nocturno y si es una comida pues hacer una tarde, jeje...pero yendo al tema del día, yo creo que en la mayor parte de los centros de trabajo hay una cierta cantidad de cotilleo porque a fin de cuentas lo más interesante que tenemos alrededor es la gente que tenemos más cercana y con la que coincidimos habitualmente. Yo -en mi línea habitual-, a excepción de un par de compañeros más afines, ni hablo de mi vida privada ni me intereso por la de los demás...y que curioso, soy de los primeros a los que todo el mundo cuenta las cosas porque consideran que como soy el más discreto, agarran, se desahogan y tienen la garantía de que no voy a ir cacareando todo por ahí...¿ o pensarán que no se lo voy a decir a nadie porque como soy un soso no tengo amigos a quien contárselo? :'( ...jajaja...bueno, y que la canción del día de nuevo me ha gustado un montón, yo también descubrí recientemente a Gossip y me encanta como suenan.
    Abrazos, Tristán ( jaja )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto, yo también soy de los que no cuenta nada y todo el mundo viene a contarte y desahogarte, yo creo que debe ser porque te ven que eres discreto.

      Eliminar
    2. Es que es fundamental ser prudente y discreto no ya en el trabajo, sino en general, porque la confianza es muy importante. :) Yo también soy de los de ver, oír y callar.

      Abrazotes a los dos.

      Eliminar
  5. Ainsss, pues muy mono el de la foto, Tristán.

    ¿Las cenas de empresa, las inventó el diablo? En mi trabajo, antiguamente (era el siglo XX) teníamos una macro cena con la competencia, juntos. Aquello era insufrible (los que eran algo, te ignoraban por completo) y costaba un cojón. Para los recién entrados era inasumible pagar al cena, la copa y el puro al capo de la mafia, así que, como quien no quiere la cosa, dejé de ir. Unos pocos años más tarde, la facción rebelde de mi departamento quedábamos para ir a comer un día, un grupo de elegidos. Muy bien. Pero desde hace tres años, hemos perdido el buen criterio que teníamos e incluímos a la cena no oficial a todo bicho viviente que tome café con nosotros. Resultado: la cena es un tostón. Hace tres años me libré por un esguince. El año pasado, con el ambiente muy enrarecido (echamos a un compi por ¿pasotismo? ¿coger al amigo de alguien? Misterio aún sin resolver...) me tocó ir y dije que no volvía. Este años no quería ir ni el tato, pero una trepa se encargó de organizarla... por suerte, los compis de pilates ya habían cogido día, hora y sitio, así que me libré, lo que tuvo unos cuantos efectos secundarios muy positivos... más detalles en cuando me ponga al día en actividad del blog.

    ¡Feliz Navidad, Sr. Ingebrethsen!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, muy mono Tristán pero no nos parecemos una mierda más allá de la barbita.

      A mí me dan un poco igual las cenas de empresa, total, normalmente soy de los primeros en irse más que nada porque prefiero no estar delante cuando a algunos se les empieza a ir la mano con las copas.

      Felices fiestas y abrazotes.

      Eliminar
  6. Qué es un MIR?

    Cari, respecto a los trabajos, yo trabajo en una oficina de gob, de comunicación en concreto, de medios, con lo cuál y creeme aquí en verdad tenemos un nivel 5 como en los huracanes para eso del chisme, cotilleo, juicios y demás.

    En especial ocurre que son más mujeres, jóvenes, casadas, feas y gordas que compiten todo el tiempo, y bueno yo durante algún tiempo fui su objeto del deseo y luego por razones obvias su objeto de critica, porque aquí los gays somos todavía carne de cañón, y lo que más les jode es que yo no les hablo del tema, porque había otró mariconcete aquí que les contaba santo y seña, y era como el prototipo de gay amanerado y tipo Boris Izaguirre y yo soy mucho más cortado rayando en lo serio o tímido.

    Esa costumbre de querer ver a los gays como payasos o bufones me caga, así que yo procuro mantenerme al margen, lo cuál ha hecho correr ríos de tinta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Médico Interno Residente :)

      Yo creo que ahí entra como somos cada uno, y reeducar a los prejuiciosos. En mi trabajo anterior los que sabían que soy gay eran muy respetuosos y no daban lugar a historias raras. Con la grima que me da el Izaguirre...

      Abrazotes.

      Eliminar
  7. Yo también ando con nuevas actividades y esta vez la cena fue tan calmada, que llegaba al aburrimiento, aunque si estuvieron interesantes los regalos, el mio fue bastante folkclorico.

    Cambiaste dos veces de trabajo en menos de dos años, pero no cambio el deporte del cotilleo que como digo nos ayuda a rejuvenecer (aunque siempre un chisme es feo) jejeje.

    Espero que todo vaya bien en este nuevo lugar y puedas acostumbrarte a los horarios... Mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te parecen trepidantes dos cambios de trabajo en dos años espera a mi próximo post porque me esperan más cambios para estos tres primeros meses del año.

      Feliz 2015.

      Eliminar
  8. Espero que te vaya bien en tu nuevo trabajo.
    ¡Y feliz año nuevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, la verdad es que sí que estoy muy contento. Feliz año a ti también.

      Eliminar
  9. Seguroq ue sí que hay quien te aguante,
    ¡Feliz año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedaría un poco pedante si pusiera lo que suelen decir mis amigos al respecto pero voy a dejarlo en que no me falta gente buena que me quiere por como soy. :)

      Feliz año.

      Eliminar
  10. ¿El de la foto es Tristán? se ve bien guapo, y sí tienes barbita uff ya caí jajaja pues a mí no me gusta el cotilleo en el que se habla mal de las personas con las que trabajas, pero si es solo para enterarse de las cosas que otros hacen pues sí, ahí sí me gusta escuchar jeje. Espero este año sea muy auspicioso para ti y cumplas tus metas, me gusta The Gossip, aunque más ese disco donde está Heavy Cross, el último no me gustó. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es el Tristán de la serie. Y me pasa como a tí, como soy muy curioso me gusta saber como le va a la gente pero no me gusta el despelleje. :)

      Feliz año.

      Eliminar
  11. esa gente que se mete en tu vida es rejodida, estan pregunte que te pregunte
    me jode

    y que rajen de uno en clave. por lo menos lo hacian en clave, ya se debe agradecer la delicadeza

    ResponderEliminar
  12. Es difícil escapar del cotilleo... y no cotillear algo a su vez, aunque sea poco.

    De la comida/cena de empresa, pues siempre he ido, menos esta navidad. Es mi primera falta, pero realmente no la eché nada de menos, que el año pasado me aburrí un montón. ¡Y no tengo yo la economía como para pagar un pastón, aburrirme como una ostra, y que además nos cierren el local para nosotros y dejen fumar dentro!

    ResponderEliminar