9 ago. 2015

Love story in fast forward

La mayor sorpresa que me he pillado a la vuelta de las vacaciones es que cuando he vuelto un amigo ya no estaba. Y no, no es que se haya ido de vacaciones ni nada así sino que se ha enamorado de una chica que conoció en un foro. Lo que pasa es que la chica en cuestión es una moldava que vive en Holanda y después de tres semanas de estar hablando con ella por Skype se ha dado cuenta de que es la mujer de su vida y se ha plantado en Amsterdam para darle una sorpresa, la sorpresa habrá salido bien porque ahora mismo está en Moldavia conociendo a la familia política.

Todo esto me recuerda un poco al único compañero de piso que he tenido (porque a estas alturas ya sabéis casi todos que soy un poco muy maniático) y con el que estuve conviviendo la friolera de dos meses hasta que me di cuenta de que prefería pagar yo solo los gastos pero sin tener que aguantar gilipolleces ni taras. Este chico en cuestión también dejó su ciudad por una chica de internet para darle una sorpresa y la sorpresa se la llevó él: no sólo es que para ella era un friki en el sentido más peyorativo de la palabra (porque como friki por convicción defiendo que la palabra también tiene un componente positivo) sino que además tenía novio. De hecho era muy común en el entorno de ella reirse de (como lo llamaban) "el enfermo que dejó su vida para pegarse la madre de todas las hostias" (bueno va, solamente decían "el enfermo" pero he extendido un poco el concepto) y encima le hacía de chico de los recados a la chica y al novio cada vez que necesitaban a un tonto.

Con estos antecedentes tengo que reconocer que algunos amigos que conocieron a "el enfermo" y yo mismo teníamos cierto miedo de que esta rocambolesca historia se repitiera de nuevo. Hay algunas diferencias sustanciosas entre ambas historias: a mi amigo nunca le he visto en modo pagafantas (y eso que le he conocido ya varias historias) mientras que a mi ex-compañero de piso sólo le faltaba tirarse al suelo para que su crush de internet y el novio de ésta le pasaran por encima como si fuera una alfombra, aquí no hay terceras personas de por medio porque al parecer los dos estaban solteros y muy solteros y mi amigo aún no ha dejado atrás su vida en Madrid pero todo apunta a que en cuanto vuelva de Moldavia va a dejar su trabajo para emprender una nueva vida en Holanda con Dulcinea de Europa del Este particular.

Razor sharp I cut
The bull from my life
Too blunt your knife
To slay this dreamer

We might be dogs astray
No running line will hold us
So rather kick and kill me
I'll be butchered all the same

No words are spoken
But the world is broken

'Cause I want something
Something all wrong done
A life instead of mere living
Folding crumbling withering oh hell
What difference when working the way

The crown of my work
Is what I shall gain
At the end of my days

Daylight awake to a puppet world
No strings attach to this body of mine
Folding, crumbling, withering oh well
The punished pushed along the line
All my actions, all my moves
A life all mine to lose

The crown of my work
A life all mine to lose
A life all mine
Is what I choose
At the end of my days

8 comentarios:

  1. Lo de tu antiguo compi de piso tiene tela también, anda que vaya pánfilo. En cuanto a tu otro amigo, yo llegué a la conclusión de que el que me quiera, que me siga el ritmo. Entiendo una mudanza conjunta por trabajo después de haber convivido varios años, pero dejarlo todo después de tres semanas de Skype me parece un poco arriesgado...

    Abrazos desde el granizo (tal y como te cuento)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo del compi de piso no tiene nombre, en todo el tiempo que lo traté (tampoco mucho, no llegó al año) lo he visto arrastrarse de todas las formas posibles.

      Yo también comparto eso de que quien me quiera tiene que entender mi forma de vida y mis circunstancias, hay mucha gente egoísta que casi que te exige que lo dejes todo por amor y así no se hacen las cosas.

      No estoy nada de acuerdo con lo que ha hecho mi amigo porque ha pasado muy poco tiempo pero ya que se ha ido espero que no acabe arrepintiendo.

      Abrazotes, protégete del frío.

      Eliminar
  2. Ufff no se, yo esto de dejar mi trabajo y mi ciudad por otra persona no lo acabo de ver. Sobre todo porque te acabas convirtiendo en dependiente de la otra persona de algún modo u otro mientras te asientas en el nuevo lugar, y eso creo que nunca es bueno, pero en fin, a lo mejor es que yo soy un poco rarito con el tema de mi independencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo, aparte de maniático soy muy celoso de mi espacio, una cosa es que yo decida liarme la manta a la cabeza pero que no me metan por los ojos historias para no dormir.

      Luego está el matiz de que no es que se haya ido a Santander (por poner un ejemplo), se ha ido a un país nuevo, con un idioma extraño y en el que todo es nuevo y extraño

      Eliminar
  3. Yo tuve una secretaria moldava y era famosa por tener unas tetas descomunales en un cuerpecillo normalín. Tiran más dos tetas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la moldava la he visto en un par de fotos pero aunque no tenga unas tetas enormes (es más proporcionada que tu moldava) tiene una cara como para que la contraten como modelo.

      Eliminar
  4. Opino como Desgayficando, eso de dejarlo todo por alguien que no conoces da mucho vértigo. Estás a merced de la otra persona.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Viva el amor, qué carajo!

    Lo único es que la relación empieza desigual, con deudas: é "deja" su vida, su trabajo, etc. por la moldava proporcionada. ¿Le pasará factura? ¿Se lo reprochará? Depende de lo bien que les vaya... pero eso ya está hecho.

    Que tengan suerte, les vaya bien y ¡que triunfe el amor!
    (Hala, ya dejo el momento cursi)

    ResponderEliminar