25 sept. 2015

Mitología urbana

Hablaba hace un par de días con unos amigos sobre que en Madrid precisamente lo que menos hay son madrileños. Estábamos en casa de un amigo de cena y en la tele estaban echando un reportaje sobre Dubai, Qatar o Abu Dabi, ahora no recuerdo cual y decían que dos tercios de la población eran extranjeros o de otras regiones y ante el estupor con el que reaccionaron todos comenté "pues más o menos como en Madrid, no sé a que vienen esas caras". Vale que casi todos se han tenido que ir a vivir fuera por culpa de la crisis o se han ido a vivir a algún sitio de costa. Incluso casi toda la gente que conozco y es nacida en Madrid desciende de andaluces, catalanes, asturianos, castellanos...

Por supuesto hablo un poco desde la distancia porque aunque esta es mi tercera etapa viviendo en Madrid no sólo no soy madrileño sino que ni siquiera soy español 100% y de todos (todos los que me conocen/conocéis, claro) es sabido que me considero más nórdico que mediterráneo cuando me preguntan.

De hecho a poco que uno se fije someramente y viaje un poco se da cuenta de que es común encontrarse madrileños por todas partes menos en Madrid. De hecho en mi próximo viaje me he propuesto hacer un recuento de madrileños. Esto también lo hablaba hace unas semanas con un conocido que se ha tenido que ir a Alemania después de perder su trabajo y tirarse casi tres años sin encontrar nada por aquí. Me contaba como le iba en Alemania y que, como se ha rodeado de madrileños allí, su dominio del idioma es todavía un tanto embrionario. "Eres un pionero en esto de la fuga de cerebros, el tuyo se fugó de ti hace ya tiempo" le contesté cuando me dijo que tampoco estaba muy interesado en relacionarse con los alemanes porque ni le gusta el país ni le gusta la gente.

En fin, que me pierdo, ¿existirán los madrileños de pura cepa o son como las hadas, los unicornios y los políticos honestos y que cumplen lo que prometen?

A unos les toca en Gambia
y a otros en Pekín, oh
y a mí me tocó nacer
en Madrid, en Madrid.

Y no es un trauma
ni un orgullo para mí, eh
porque no me dejaron elegir
¡Oh, Madrid!

Una ciudad de alquitrán,
hierro, cemento y cristal.

En Madrid
caen sombras largas
de edificios sobre mí, oh
bajo mis pies siento crecer Madrid
¡Oh, Madrid!

Se ha hecho tan grande
y tan pequeño para mí, eh
que sólo hay sitio
para ir y venir por Madrid.

Y no sobrevivirás
si no funcionas a gas.

En Madrid

Alguna gente no lo puede soportar
yo ya sin humo no sé respirar, respirar.
Alguna gente
alguna gente
alguna gente
no lo puede soportar, oh
yo ya sin humo no sé respirar en Madrid.

A unos les toca en Gambia
y a otros en Pekín, oh
y a mí me toca nacer
en Madrid, en Madrid.

12 comentarios:

  1. Esta rola de Madrid no la conocía cari.

    Pues yo la verdad es que los 5 días que estuve en Madrid me parecieron los más caoticos de los 3 meses en Europa, lo mis ocurre en la Ciudad de México con sus 22 millones de almas y sus periferias que suman casi 40, una megalopolis.

    A mi me gusta más provincia, Guadalajara la de este lado del océano vendría siendo Barcelona o Valencia, lo tiene todo pero con menos complicación que las capitales.

    Ojalas conocieras pronto las ciudades de América.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los americanos que conozco menos una argentina dicen lo mismo. En cualquier caso también te digo que me encanta Madrid porque es una capital de tamaño mediano pero si tuviera 20 millones de habitantes como Moscú no sabría que decir.

      Eliminar
  2. Anda esta de Mecano es de los primerísimos tiempos cuando todavía no eran ni la centésima parte de lo populares que iban a ser después, del estilo de "Quiero vivir en la ciudad" que hace poco no me acuerdo a quien le puse...
    Yo conozco una madrileña de pura cepa que es ni más ni menos que la progenitora pero que se vino a vivir a provincias "por amor" (" les vendanges de l'amour" que decía la canción ). Aunque supongo que tu te refieres a madrileños de verdad que vivan en Madrid, ¿no?
    Abrazos y buen fin de semana, guapo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, por supuesto que me refería a madrileños 100% que viven en Madrid porque precisamente muchos de los madrileños que conozco viven en otros lados. No sabía que la progenitora formase parte de ese grupo, ahora entiendo por qué a veces dices que Madrid te trae muchos recuerdos.

      Abrazotes.

      Eliminar
  3. Madrileños de pura cepa, gatos gatos hay pocos, yo soy nacido en Madrid y con madre y abuelos maternos madrileños pero por ejemplo la raiz paterna es del Norte, es cierto que es una ciudad con mucha gente de fuera y que los madrileños también son muy dados a moverse, pero yo creo que eso es algo positivo, lo hace un choque de culturas de lo más curioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, me lo vas a decir a mí que me he movido más que el baúl de la Piquer. Lo mejor de tanto mestizaje y tanto movimiento es que uno puede aprender muchas cosas sin necesidad de salir de su barrio.

      Abrazotes.

      Eliminar
  4. Hola, Chris. Pues pienso que hoy en día ese fenómeno ya es inseparable de la condición de capitalidad, pasa incluso en algunas capitales de provincia. La verdad es que eso de la multiplicidad y la mezcla de gente me parece maravilloso, creo que es siempre enriquecedor. Y sobre todo comparándolo con los pueblos donde todo el mundo se conoce, y donde todos se tocan familia, rozando casi el incesto, resulta aburridísimo, jeje. No recordaba esta canción de Mecano, es bonita, aunque afortunadamente la voz de Ana mejoró con el tiempo. Besotes, Chris.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los pueblos esos que dicen es que parece como un viaje en el tiempo pero ni siquiera ellos escapan a ese proceso porque aunque sea a una escala mucho menor también tienen su flujo de gente.

      Besotes.

      Eliminar
  5. Ay Madriz! Ves? Por colegas como el tuyo es porque no me gusta juntarme con españoles en el extranjero. Y luego nos extrañamos cuando se crean guetos de otras nacionalidades en algunos barrios madrileños, en fin.

    Un poco demasiado castaño para ser usted nórdico, no cree? :-P

    Abrazotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en mi caso cuando volví a vivir en Noruega sólo conocí a un asturiano pero como estamos de un par de años antes de la crisis pues nadie tenía tampoco intención de irse a vivir tan lejos. Ahora los españoles que viven en Noruega forman una pequeña comunidad.

      No eres el único que me lo dice, tengo una ensalada de genes un poco rara porque por un lado soy muy pálido de piel y de ojos claros pero de pelo muy oscuro. Caprichos de la genética, supongo jajajaja.

      Abrazotes.

      Eliminar
  6. A mí no me mires que gato no soy... Si tengo ocho apellidos vascos (si contamos las provincias de las vascongadas del sur).

    Es muuuuuy complicado encontrar un gato, gato.

    ResponderEliminar
  7. Yo tenía un amigo que era hijo y nietos de madrileños. El único que conocí.

    Por cierto, aquí se les llama gatos a los habitantes de un pueblo cercano. A los de otro cercano se les llama perros porque se llevan a matar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar