25 ene. 2016

Prince of China

Hace algunos años di el campanazo cuando en una comida de trabajo me preguntó una compañera si era de buen comer. Mi respuesta, "Para mí comer es como follar", no dejó indiferente ni a mi jefe, que al escuchar aquella frase estalló en una risa burbujeante y espasmódica que casi hay que reanimarlo. Sobra decir que hubo cachondeito para semanas e incluso una vez una compañera que trajo pasteles "A tí no te dejo comer por si tienes un orgasmo". "No te preocupes, estando tú delante no hay espacio para los orgasmos" fue mi respuesta. Además me gusta probar cosas nuevas y diferentes aunque también tengo mis límites y hay cosas que me dan grima como el smalahove, que es toda una exquisitez en Noruega.

Soy un habitual de los restaurantes asiáticos, especialmente de los japoneses y los chinos porque suele haber uno en cada barrio, pero también tailandeses, coreanos, vietnamitas, hindúes... Pero hasta ahora mi asignatura pendiente en ese tema era un chino chino. Me explico, los chinos de toda la vida no dejan de ofrecer platos típicos de zonas del norte del país como Pekín o Sichuan, más asequibles al gusto europeo (y en muchos casos convenientemente europeizados) que la cocina cantonesa, mucho más auténtica y exótica.

Hasta hace unos meses mi búsqueda de algo auténticamente chino (con permiso de Sichuan y Pekín) había totalmente infructuosa: en Málaga usaban la etiqueta "cantonesa" para promocionar restaurantes que son los clásicos chinos de toda la vida pero no chinos chinos, en San Sebastián bastante raro es encontrar un chino a secas y en Madrid ni me he molestado en investigar sobre el tema, hasta que me hablaron de que en Usera (Calle Olvido, 92) hay un restaurante chino que no conocía (normal, como siempre que he vivido en Madrid ha sido y es en barrios del norte de la capital, Usera me pilla un poco en el quinto coño) que ya en su nombre lo deja muy claro: Royal Cantonés. No tienen página web pero es fácil obtener información de ellos por internet.

Foto de Atrapalo.com
El otro día me quisieron dar la sorpresa y nada más entrar en el restaurante me sorprendió la decoración. ¿Qué asociamos todos a la decoración de un restaurante chino? Eso mismo, pagodas laqueadas, dragones rojos y budas dorados por doquier y de una forma muy cutre. Hay algunos toques orientales pero es todo muy sobrio y sin recurrir a estereotipos. En la carta hay unos pocos platos comunes al resto de restaurantes chinos que no son chinos chinos como pueda ser la sopa agripicante, el arroz tres delicias o el pollo con almendras.

Al parecer un buen truco para diferenciar un chino de un chino chino es el nombre. Mientras que los chinos que todos conocemos se llaman Garza Imperial, Tesoro o Dragón de Oro los chinos chinos suelen tener nombres típicamente chinos o nombres muy españoles heredados de los antiguos bares de tapas donde están montados. Como todo, este truco no es del todo infalible pero acierta bastante.

Para cenar (nos pedíamos platos invididuales aunque todos acabamos picando de los platos de todos) me pedí sopa agripicante, dumplings (una especie de empanadillas) de gambas, calamares con ajo y jengibre y arroz con pato asado. De postres esperaba más variedad pero no me quejo. Estaba todo muy bueno y a muy buen precio, no como al famoso chino que hay en Malasaña camuflado de cantonés y aparte de ser carísimo no me gustó ni lo caótico que era todo ni lo irregular de la cocina (algunos platos muy buenos sí, pero otros nada). Vamos, que comimos como si fuéramos emperadores de la dinastía Ming.

Para la próxima pienso probar la ensalada de medusa, los canelones al vapor (tienen varias recetas de esto) y las ancas de rana aunque lo raro será que me atreva con los tendones de ternera, el pulmón de cerdo o las patas de oca. Todo tiene un límite, ¿no?


Once upon a time somebody ran, somebody ran away saying fast as I can
I've got to go, I've got to go
Once upon a time we fell apart
You're holding in your hands the two halves of my heart, oh, oh, oh, oh

Once upon a time, we're burning bright
Now all we ever seem to do is fight on and on, and on and on, and on

Once upon a time on the same side
Once upon a time on the same side in the same game
And why'd you have to go
Have to go and throw out all of my things?

I could've been a princess, you'd be a king
Could've had a castle and worn a ring no, oh, you let me go
I could've been a princess, you'd be a king
Could've had a castle and worn a ring no, you let me go

You stole my star, la, la, la, la, la, la, la
La, la, la, la, la, la, la, la, la, la, la la
You stole my star
La, la, la, la, la, la, la

'Cause you really hurt me, no, you really hurt me
'Cause you really hurt me, oh no, you really hurt me
'Cause you really hurt me, oh, you really hurt me
Oh, 'cause you really hurt me, oh, you really hurt me

18 comentarios:

  1. A mí me pasa lo contrario. A punto estuve de ir a trabajar a Shangai y estaba temblando con la comida.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, igual yo también acababa hasta los cojones de comer siempre rollitos de primavera y esas cosas pese a lo mucho que me gustan pero una ciudad tan grande como Shangai seguro que tiene miles de opciones culinarias, sobre todo teniendo en cuenta la de extranjeros que viven o van allí.

      Abrazotes.

      Eliminar
  2. Vaya Christian, antes de leer tu entrada estaba buscando en Google referencias del Royal Cantonés, porque mis amigos quieren ir en dos semanas o así. Y justo me encuentro con que hablas de él! ;) Vivimos no muy lejos y lo cierto es que tiene fama, lo recomiendas entonces, ¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menuda casualidad Marcos. Recomendado no, recomendadísimo. Todo muy rico, de calidad y a buen precio

      Eliminar
  3. Un chino chino bastante curioso: 悦来 - Yuè Lái, en la calle Hermosilla 101.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, muchas gracias. Me lo apunto y ya te contaré cuando vaya.

      Eliminar
  4. Yo tenía un amigo que trabajaba en un restaurante chino de los que dices tú "de toda la vida" -con la decoración horterilla de dragones y molduras doradas y los platos esos que te saben igual vayas al chino que vayas- y me contaba que la familia ( de chinos, claro ) que lo llevaba no probaban nada de la comida que servían a la clientela. Para ellos mismos cocinaban comida china "de verdad" y mi amigo que comía con ellos antes o después de finalizar el turno decía que lo que la señora preparaba no tenía nada que ver con lo que servían, que era ¡buenísimo!. Supongo que ahí radica la diferencia gastronómica que tu andas buscando...
    Coldplay solo me gusta a veces y Rihanna me gusta con más frecuencia, quizás por eso juntos en esta canción de hoy compensan las probabilidades y ¡me termina por gustar bastante!
    ¡Abrazos, y buena semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, aparte de que es lógico que un país tan grande como China tenga una amplísima gastronomía a los propios chinos les parece más auténtica la gastronomía de Cantón que la del norte del país.

      Coldplay me gustan mucho y Rihanna también, si tuviera que hacer un ranking de colaboraciones musicales esta estaría entre mis favoritas porque pese a lo diferentes que son unos y otra les quedó un temazo.

      Abrazotes.

      Eliminar
  5. los restaurantes chinos Cantoneses es a la comida china lo que el restaurante de toda la vida al puto bar de tapas de new york. Todo mucho más sano y sin tanta fritanga. me alegra que te lo pasaras bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo claro que aunque seguiré yendo mucho a los chinos a secas a partir de ahora frecuentaré también los chinos chinos. Odio que la comida esté tan frita y refrita que al final sabe más a aceite revenido que a otra cosa.

      Eliminar
  6. Dejando al mrgen lo japonés más comercial, a mi la comida oriental, sí, pero con reservas y una vez cada cierto tiempo.

    ¡Coldplay! ¡Igual es la primera vez que conozco a tus grupo cancionero! Jajajajaja. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y cuáles son esas reservas? ¿No puedes con el picante? ¿Has hiperventilado al leer lo de la medusa y la lengua de pato?

      Vaya, alguna vez tenía que acertar aunque fuera por error jajajajaja.

      Abrazotes.

      Eliminar
    2. Lo del picante lo llevo mal, muy mal. En un hindú muy casero, en Londres, picaba hasta el pan. Y lo de la medusa, mejor para otro. Jajajajaja.

      Yo soy de gusto clásico. ¡Qué le vamos a hacer!

      Eliminar
    3. No pasa nada, aunque yo sea muy de mierdas modernas se te quiere igual jajaja.

      Ya te contaré que tal la medusa.

      Eliminar
  7. Pues no sabía yo que las ancas de rana era un plato chino-chino.
    Yo eso lo he probado, pero en Cataluña, en el delta del Ebro, que es un plato muy típico de la zona.
    Por cierto, que saben a pollo.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual es que las ancas son algo típico de varias zonas del mundo pero variando la receta. Por lo que nos dijo la camarera son un manjar en Cantón, Macao y Hong Kong.

      Que gracia, y yo que pensaba que al ser animales acuáticos las ancas de rana sabían más bien a pescado.

      Abrazotes.

      Eliminar
  8. Genial, tendré que visitarlo. El otro dia fui con mi pareja a un buffet libre Coreano y wau muy interesante, con una parrilla independiente, una especie de wraps echos con lechuga, realmente había platos diferentes. Está por la zona de callao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ese que dices se llama Mudita, Mashita o algo así? Si es así he estado dos veces y se come muy bien también. Definitivamente tengo que volver por allí.

      Eliminar