29 ago. 2016

Reencuentros en una brecha temporal

Ya hace unos cuantos días que he vuelto a casa y al trabajo. Después de haber estado en Granada y Málaga tuve que volver a Madrid unos días por un par de compromisos antes de poner rumbo al norte, a San Sebastián. Los días que he estado en tierras vascas han sido muy intensos y si tuviera que describirlos en una palabra esa sería reencuentro.

Tengo que hacer un inciso porque casi todos los lectores que tengo sois "nuevos" y ni conocíais mi blog anterior por lo que antes de seguir tengo que explicar unas cuantas cosas para que os pongáis en situación:

-Durante lo que llamo mi "etapa experimental" (cuando tenía tema también con mujeres, vaya) estuve con varías chicas pero sólo con una tuve algo medianamente serio: Diana. La conocía del conservatorio porque ella tocaba el violín hasta que nos enteramos de que íbamos al mismo instituto (mi instituto tenía una distrubución muy rara porque las aulas en lugar de seguir un orden estaban dispuestas como por azar, recuerdo que la clase de Diana estaba en uno de los pasillos que daban al patio delantero de la planta baja y la mía en uno de los pasillos del patio trasera en la primera planta.

-Cuando me comunicaron en mi trabajo de entonces que me mandaban a San Sebastián, lo primero que hice fue decírselo a Diana porque siempre hemos tenido una buena amistad (su familia me quiere mucho) y sabía que llevaba unos cuantos años trabajando allí. Cuando le pregunté si sabía si alguien alquilaba algo por allí me contestó que podía mudarme con ella, que entonces vivía con su chica y una amiga de las dos. Me mudé con ella, su novia Laura y Naiara, la susodicha amiga pero al cabo de unos meses Naiara se fue a trabajar al extranjero y su lugar lo ocupó Bárbara, otra amiga de la pareja, hasta que se fue a vivir con su chico. Como siempre me he llevado mejor con los tíos que con las tías dije que esta vez ya tocaba un maromo en casa por aquello de dejar el único tío de la casa y así llegó Julián aunque casi un año después el siguiente en abandonar la casa fui yo al volverme a Madrid.

Estos días en San Sebastián han sido como si la gente de la ciudad hubiera estado envuelta en un nube de atemporalidad: algunos de mis ex-vecinos no se habían enterado aún de que hace más de tres años que no vivo allí y al abrir el Grindr tenía más mensajes de gente con la que había follado y me preguntaba que por qué estaba tan desaparecido que de gente nueva y en una cafetería a la que iba mucho cuando vivía allí y no había vuelto el camarero se quedó cuando me vio como si se le hubiera aparecido el fantasma de las navidades pasadas.

Zurriola, aparte de ser mi playa favorita de San Sebastián, me pillaba cerca de casa.
Un día que iba a la playa me vio Julián, que estaba corriendo por el paseo marítimo. Me sorprendió lo efusivo de su saludo porque es muy tímido y ya nos pusimos a hablar:

-Anda que avisas que estabas por aquí, cabronazo.
-No tengo tu número, como no te avisase por señales de humo...
-(tras pedirme el número y mandarme un whatsapp) Pues en todo este tiempo he ido sabiendo de ti por Igor, Luis (dos amigos míos) y Arkaitz (un follamigo).
-Yo igual, Diana me contó que te fuiste del piso poco después que yo y no había vuelto a saber de ti. ¿De qué conoces a Arkaitz? ¿También has estado líado con él?
-Jajajajajaja, que va, es que vamos al mismo gimnasio desde hace años y un día se acercó a preguntarme por ti porque sabía que éramos compis de piso. Entre tú y yo, no me gustan los tíos con orejas de soplillo.
-Pues a mi me ponen mucho, no sabía que te gustaran los tíos.
-Soy bi desde que me lié con un compañero de uni durante el último año de la carrera, ¿te puedes creer que al principio pensaba que eras hetero?
-(extrañado) ¿Y eso?
-Hombre, muchas veces parecía que le tirabas los trastos a Diana* pero una vez que estaba en la cocina, llegaste con uno y os metisteis en tu cuarto me enteré del percal... A todo esto, te dejo que me estoy empezando a enfriar, esta noche haces algo?
-Ya he quedado, ahora iba a la playa con estos pero ya sabes donde me pongo siempre, si quieres vente y nos seguimos poniendo al día.

Casi media hora después fue a mi encuentro Julián y aunque se vino con el grupito con el que iba sólo habĺó conmigo. Incluso cuando me iba con los demás al agua él se quedaba tomando el sol y en un momento que los demás volvieron y me quedé solo en el agua se vino conmigo mientras seguíamos hablando, nos tirábamos agua y hacíamos el tonto.

Como pillé los últimos días de la Semana Grande me dediqué a socializar a lo bestia (también con Diana, Laura y su sempiterna cara de perro), a quedar con gente ya conocida por Grindr (esta vez nada de gente nueva), a beber mucho vodka y a descansar. Diría que he ido mucho a la playa pero tanto da, soy el típico que siempre que vuelve de vacaciones parece que las haya pasado en un zulo.

*Laura, conocedora de lo que había pasado entre Diana y yo me tenía un asco nada disimulado y muchas veces para putearla le tiraba los trastos a Diana pero mirando a Laura.

Don't want to be the one to walk away
But I can't bear the thought of one more day
I think I finally understand what it means to be lost

Can't find the road to lead us out of this
A million miles from where we burned the bridge
Can't keep pretending everything's going to be alright
With the whole world falling down on me

Cross the oceans in my mind
Find the strength to say goodbye
In the end you never can wash the blood from your hands

Fallen so far from where we were before
You'll never find what you've been searching for
Something to fill the void and make up for all of those missing pieces of you
Like I could only dream to do

Cross the oceans in my mind
Find the strength to say goodbye
Everything that we believed in was a lie

Cross the oceans in your mind
Find a way to blur the line
In the end you never can wash the blood from your hands

Oh, we never learn
So we fall down again
Heaven, help me find a way to dream within this nightmare

Cross the oceans in my mind
Find the strength to say goodbye
Everything that we believed in was a lie

Cross the oceans in your mind
Find a way to blur the line
In the end you never can wash the blood from your hands 

12 comentarios:

  1. Siempre que me han hablado de San Sebastián y de toda Donostia ha sido con elogios, que los paisajes, que la comida, que la gente. Me alegra que la hayas pasado bien por allí. Es bueno reencontrarse con quienes te han dejado buenos recuerdos, y mucho más si en algún encuentro te han sorprendido con una sorpresa agradable (como me sospecho yo que soy de hacerme conjeturas e invento entrelíneas)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pasade de ciudad, Madrid me tira mucho pero San Sebastián es un sitio muy especial para mi. Si alguna váis me ofrezco a hacer de guía, lo mismo si venís por Madrid.

      Pues sí, pensaba que en la famosa aplicación de zorreo sería todo gente nueva (esto es así, el olor a carne nueva es muy atrayente) pero quitando un australiano todos los que cayeron esa semana eran repetidores conmigo.

      Besos.

      Eliminar
  2. La Zurriola y el barrio del Gros han sido mi descubrimiento en esta última visita a San Sebastián. Las anteriores veces también visité la zona pero no la he "vivido" tanto como en este último viaje allí, y me ha gustado mucho.
    No sé si estos reencuentros tuyos tienen una segunda parte pero cuando se trata de gente con la que se mantiene el afecto siempre resulta interesante saber qué pasó de sus vidas y -como reflejas un poco en tu texto- el ver como las experiencias de cada uno afectan a la manera que teníamos de relacionarnos con esas personas.
    Evanescence suenan muy bien ( esta canción es verdad que está genial ) pero a pesar de todo no me terminan de enganchar, no sé porqué.
    Abrazos, y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces has estado mucho por mis antiguos dominios, me alegro mucho de que te haya gustado tanto mi ex-barrio.

      Puesssss, no, segunda parte no tienen pero me has dado una idea para hacer una especie de epílogo sobre algunos reencuentros que me han hecho especial ilusión (Julián se queda fuera porque ya lo he contado) y otros nada de nada.

      Pues hay grupos de este palo que me gustan mucho más que Evanescence pero esta canción me encanta y la letra es muy evocadora.

      Abrazotes.

      Eliminar
  3. Ante lo que le hacías a la tal Laura con su novia Diana, sólo puedo decirte una cosa: "Eres mala, Muriel". jajajaja. ¡Me encantan tus idas y venidas! ¡Conoces a mil millones de personas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al principio me sentaba un poco mal que me tuviera asco sin conocerme pero luego me divertía picarla y ponerla celosa jajajajaja.

      Es que he vivido en unos cuantos sitios, si no conociera tanta gente con tanta ida y venida vaya mierda ¿no? ;)

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo. Y lo mejor es que se nota que guardas recuerdos y anécdotas de ellos. No a todo el mundo le pasa. Es un rasgo de inteligencia social.

      Eliminar
    3. También hay lugares de los que apenas guardo recuerdo porque viví muy poco tiempo en ellos y tampoco me pasó nada medianamente relevante pero sí, asociar gente y lugares con canciones y películas también ayuda mucho.

      Eliminar
  4. Normal nene, vas a un sitio y has dejado buen sabor de boca (no se si es lo mas adecuado aquí jaja) es normal que el teléfono te eche humo al encender el grinder.

    ResponderEliminar
  5. Claro que es adecuado, teniendo en cuenta que hablamos de Grindr el buen sabor de boca es metafórico y literal jajajaja. Pero sí, le sube la moral a uno saber que ha causado buena impresión cuando en lugar de quedar con alguien nuevo quieren repetir.

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
  6. Tus visitas a San Sebastián parecen las mías a Madrid.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. hará cosa de dos semanas me asomé a una de estas apps pero dentro de mi cuerda. Y cuando iba llegando a casa consultando unos mensajes se estrello una especie de cucuracha voladora contra la pantalla; supongo que atraída por la luz del móvil y esos códigos de atracción que tienen los bichos (los insectos). Me asusté tanto que lo tomé como una señal de mal rollo y la desinstalé.
    Me sumo a lo ya que te han dicho, el que te vuelvas a reencontrar con gente de ese modo tan cordial y cariñoso dice mucho de ti.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar