10 sept. 2016

Mitt liv i Norge IV (El mundo LGTB y el amanecer sexual)

Me ha surgido un proyecto que me va a tener absorbido hasta primeros de noviembre por lo que de aquí a dos meses casi no escribiré en el blog (aunque me siga pasando por los vuestros como siempre). Eso implica que este post lo publico antes de lo que tenía y los próximos posts que tenías previstos ya veré como lo hago para que vayan saliendo (aparte de cambiar la fecha en que quería celebrar mi cumpleaños y que tengo que cancelar un billete de avión) y que lo que hago todos los años para celebrar el aniversario del blog, lo de las preguntas, va a haber más tiempo este año. Ni más ni menos que mes y medio. Para los que no lo sepan todos los años os propongo que me mandéis aquellas preguntas que queréis hacerme como si fuera una especie de entrevista que me hacéis entre todos. Como siempre, la gracia es que no sepáis nada sobre las preguntas que me harán los demás por lo que os pido que me mandéis las preguntas por email, whatsapp, mensaje directo de twitter... en resumen, medios que garantincen que realizáis las preguntas de manera privada y de aquí a dentro de mes y medio os contestaré todas.

//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Diciendo que Noruega es el quinto país del mundo en el que se legalizó y reconoció el matrimonio homosexual (por primera vez España adelanta en algo a Noruega ya que se reconoció cuatro años antes) y la Iglesia Protestante Norueha permite la celebración de matrimonios religiosos dentro de su institución ya que muchos obispos de esa iglesia son fervientes defensores de los derechos LGTB.

De todas formas no pretendo, como nunca lo he hecho con cualquiera de mis posts, convertir esto en una sucesión de datos sacados de la Wikipedia o algún organismo especial sino dar mi punto de vista al respecto con mis opiniones, experiencias y anécdotas. Sin ir más lejos mi despertar sexual y mi pérdida de la virgnidad me pillaron viviendo en Oslo pero será que vaya por orden cronológico.

Aunque hay gentuza en todas partes y de eso no se salvan ni en Noruega jamás he escuchado allí una frase o un insulto homófobo dirigido a cualquiera. En mi despertar sexual recuerdo que me empecé a fijar en un chico de mi clase que se llamaba Hjalmar, no sabía si tenía alguna posibilidad con él pero como en aquel entonces era una macedonia de hormonas que no sabía muy bien lo que le pasaba me venía bien mirarle de vez en cuando y nada mientras me aclaraba. Tengo que reconocer que nunca pasó nada con Hjalmar más allá de que teníamos una buena relación pero nada de dramas porque el que no hiciera nada con Hjalmar no quiere decir que no hiciera nada con nadie. Había un chico en el conservatorio que estudiaba percusión y me miraba mucho cuando nos cruzábamos en los pasillos, me acuerdo que se llamaba Sindre y cuando yo tenía 14 años (edad a la que perdí la virginidad) él tenía ya 21, nunca hablamos del tema abiertamente pero como entonces ya superaba el metro ochenta me echaba más edad de la que realmente tenía.

Un buen día estaba en una de las salas de ensayo, como ese día era festivo me fui a ensayar al conservatorio aprovechando que iba a estar casi vacío y poder tocar con tranquilidad. No lo vi ni lo oí llegar porque estaba sentado de espaldas a la vuelta y estaba absorto en lo que estaba tocando hasta que noté su aliento en mi cuello. Aunque Sindre me parecía mono no pensaba que fuera a llegar ese momento porque sólo nos veíamos en el conservatorio y éste estaba siempre lleno de gente, al menos hasta aquel día en que coincidimos. Recuerdo que comenzó a magrearme con fervor y al notar que estaba muy empalmado procedió a chupármela un poco, en un momento dado se puso a jugar con mi ojete mientras me la seguía chupando hasta que de repente cambió de postura y me empezó a penetrar. Sé que lo ideal es perder la virginidad de una manera más romántica pero fue muy repentino y aunque no fue una mala experiencia posteriormente he tenido polvos mucho mejores. Me acuerdo que mientras me penetraba me intentó besar varias veces hasta que lo tomé por los hombros para tenerlo a distancia. Una vez que terminó recogí mis cosas y me fui a casa sin mirar atrás.

No quería dar un espectáculo en el conservatorio por lo que evitaba a Sindre cada vez que lo veía. A veces me veía él antes y se acercaba a saludarme, cruzábamos un par de frases banales y hasta otra. Hasta que pasado algo más de un mes coincidimos en el festival navideño que organizaba el conservatorio. Recuerdo que me pusieron a tocar música de cámara con una chica que tocaba el piano y un chico que tocaba el clarinete y que fuimos los segundos en tocar. Como le dije a mi padre que no sabía a que hora terminaría quedamos en que ya me llevaría alguien a casa así que al terminar me duché y cambié de ropa y me senté donde estaba el público, en la última fila. 

Sindre fue de los últimos en tocar antes del plato fuerte: una representación de Norma de Bellini a cargo de algunos alumnos de canto. Al salir de ducharse y cambiarse de ropa me vio sentado al fondo y vino a mi encuentro:

-Har du noen gang sett Norma? (¿Alguna vez has visto Norma?)
-Aldri (Nunca)
-Far min satte meg flere gangen (Mi padre me la ha puesto varias veces)
-Hvem er far din? (¿Quién es tu padre?)
-Den visedirektør (El subdirector)
-Herr Lunde? (¿El señor Lunde?)
-Ja (Sí)

Permanecimos en silencio hasta que en el momento en el que Norma va a anunciar quien será la víctima del sacrificio me dio un morreo a traición.

-(en un susurro ominoso) Hva er det du gjør? (¿Qué estás haciendo?)
-Vel, første gang var med meg, som binder mye (Bueno, tu primera vez ha sido conmigo, eso une mucho)
(le miro como el que ve pasar el tren y sigo mirando la ópera)
-Er du ikkje liker meg? (¿No te caigo bien?)
-Jeg kjenner ikkje deg (No te conozco)
-Navnet ditt er engelsk? Jeg hadde aldri hørt (¿Es inglés tu nombre? Nunca lo había escuchado)
-Baske (Vasco)
-Baskerne i Nord-Spania (¿Los vascos del norte de España?)
-Kjenner du andre baske? (¿Conoces otros vascos?)
-(soltando una risita nerviosa) Nei (No)
-Hva vil du? (¿Qué quieres?)
-Jeg har aldri hatt en partner og jeg ville prøve (Nunca he tenido pareja y me gustaría probar)
-Jeg vil bare prøve, beklager (Sólo quiero probar, lo siento)

Y sin decir nada más me levanté y cogí el autobus para volver a casa. Aquella experiencia con Sindre me dio alas y aunque no me obsesioné con el tema porque el conservatorio,  el instituto, el voley y mis amigos meses después durante la fiesta de fin de curso, tuve mi primera vez con una mujer con Lotta, una valkiria rubia de ojos oscuros como de anuncio de champú que iba a mi instituto. Me decepcionó en el sentido de que esperaba más del sexo con una mujer pero no me llegó a parecer desagradable. En cualquier caso no volví a saber más de ella y a excepción de unos besos tontos con Giada, la hija de un matrimonio italiano que tenía una trattoria cerca del Storting (el Parlamento noruego) no volví a tener más experiencias con chicas hasta más de un año después, cuando regresé a España.

Durante mi último año en Oslo comencé a quedar mucho con Robert e Idar. Idar era un vecino de mi edificio mientras que Robert vivía tres manzanas más abajo. Aparentemente éramos simplemente tres amigos pero incluso a espaldas de Robert Idar y yo comenzamos a tener sexo, primero mamadas furtivas en el cuarto de los buzones de nuestro edificio y con el paso de los meses relaciones sexuales completas en las que nos turnábamos para penetrarnos. Con Robert actuábamos como si nada pasase en cuanto nos quedábamos solos hasta que un día en casa de Robert Idar descubrió una cinta de una peli porno gay que estaba oculta entre sus libros mientras Robert había ido un momento al baño y cuando éste volvió Idar le reprochó que no nos hubiera dicho nada. Aún así tampoco tuvo ocasión de decirle mucho porque enseguida reaccioné diciéndole a Idar "Ikke skru opp som er vår venn!" (¡No la cagues que es nuestro amigo) mientras le di un empujón para sacarle de la habitación y posteriormente arrastrarlo hasta la calle tirándole del brazo. Durante el camino le dije que si no se daba cuenta de que nosotros también teníamos un secreto que habías mantenido a espaldas suyas y que pensase un poco antes de soltar mierda.

Aún así no volvimos a saber de Robert porque comenzó a evitarnos cada vez que nos veía y un par de meses después me volví a España, meses en los que Idar y yo nos distanciamos gradualmente.


What is it to take care of yourself? What are we taking care of? A million bedrooms with hands softly lulling our divine cocks and cunts, without telling anyone, a million ships come alone out on the calmest seas. So are we loving ourselves now? Are we mothering ourselves?

Statistics and newspapers tell me I am unhappy and dying, that I need man and child to fulfill me, that I'm more likely to get breast cancer. And it's biology, it's my own fault, it's divine punishment of the unruly. It's fearfull out here on the calmest seas, we who grew up singing Merry Christmas! War is over. Our mothers softly humming: We're at the end of history

But I keep growing older, eight years since 25 now, and all that ages now is the body, I wonder why, I think to myself one of these days everything I write begins with the question, what's wrong with me?

You say I'm free now, that battle is over, and feminism is over & socialism's over. Yeah, I say I can consume what I want now

This is what happens on the edge of history: the Great Eye turns to us. We are the only thing that's aging, but we don't know it yet, we cling onto Heaven, Heaven, Heaven

Sleep tight forever

16 comentarios:

  1. ¡Joder! ¡Qué precoz, Christian! Me daban envidia los chicos como tú. Sobre todo por lo de que con 14 ya parecías mayor y... ¿Medías 1,80? ¡Qué maravilla! Te pondrían en el equipo de voley a parar balones frente a la red. Yo en mi equipo era una pulga saltarina que colocaba balones, jajajaja. Mi pérdida de la virginidad fue bastante tardía. Aunque la verdad es que con 14 años yo no hubiese estado preparado para algo así. Y lo que sí es cierto es que a mi alrededor siempre se arremolinaron muchos amigos gays, o bisex, o curiosos... y bastante armarizados. ¡Qué vida tan intensa, macho!

    Por cierto, iré pensando pregunta y espero que me comentes qué es ese proyecto ultrasecreto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, a casi todo el mundo le choca que me iniciara tan joven pero es así, una situación imprevista y sorprendente creó el monstruo ;)

      Bueno, nunca he tenido complejo por mi altura pero sí que es verdad que al desarrollarme tan pronto miraba a mis compañeros y al ver que le sacaba una cabeza a todos pensaba "¡Joder!".

      Que va, en voley casi siempre era zaguero y normalmente era el que sacaba.

      Besotes.

      Eliminar
  2. Linda época la del despertar sexual! Ese chico Sindre qué lanzado! Algo adivinó en tus miradas de "macedonia de hormonas" antes de decidirse a hundir la cuchara en la taza.
    (Me ha encantado la definición de macedonia de hormonas)
    Me sumaré a los preguntones, es una invitación muy tentadora como para rechazarla.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja sí, es verdad que no estaba preparado porque aunque ya pensaba en ello lo veía como algo lejano y de repente ¡zasca! Años después me reencontré con Sindre pero aunque no volvimos a tener sexo fue bastante cómica la situación por un dato que desconocía de mi.

      Besotes.

      Eliminar
  3. De todas formas, me da la sensación de que no se andan con rodeos a la hora de entrar a la gente, pero de una forma un tanto fría.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para nada, Sindre al menos estaba sobrio pero tendrías que verlos cuando se les va la mano bebiendo jajajajaja.

      Abrazotes.

      Eliminar
  4. Me gusta leer los 'despertares' sexuales de los gays. Tienen un 'mix' tan llamativo que siempre terminan por llamar mi atención. Todos tuvimos un despertar sexual y aunque algunos más jóvenes y otros más tardíos, todos gozamos de ese inolvidable momento.

    En cuanto a las preguntas que permites que te realicen tus lectores, son muchas las que se me acumulan en la mente, pero voy a tratar de que sean lo más suscintas posibles.

    Besos!

    Pd. Éxitos en el proyecto que te va a tener ocupado tanto tiempo. Espero que cuentes de que se trata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me llama la atención saber de los despertares sexuales de los demás. Aunque también digo que la primera vez está muy mitificada, ¡pena del que su mejor polvo haya sido el primero!

      No te preocupes, puedes hacer cuantas preguntas quieras, no hay límite, no tengo pensado decir nada en el blog sobre ese proyecto, prefiero acabarlo y ver que rodaje tiene primero porque es algo que no depende de mi, es más, yo sólo soy una pequeña parte del proyecto.

      Besos.

      Eliminar
  5. Madre como pasa el tiempo, ¡¡¡ya tocan otra vez las preguntas, eso es que ha pasado otro año!!! A ver si se me ocurre algo...
    La canción me ha parecido bien peculiar, ¡pero es chula!...
    ...y en cuanto al tema del día, pues vaya, no esperaba menos de los noruegos en cuanto a actitud abierta y tolerante con respecto a este asunto vista su mentalidad frente a otras cuestiones, aunque supongo que -como ya dices tú- algún garrulo habrá, jeje.
    Lo del amanecer sexual en el conservatorio me encanta, es un marco que precisamente a ti te va divinamente...una pregunta menos que vas a tener que contestarme, jajaja.
    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los nórdicos parecen muy suyos (y algunos lo son, que hace poco tuve un enganche con un sueco exageradamente susceptible) pero son muy abiertos y tolerantes, lo que pasa es que para ellos el silencio y el espacio personal son algo importantísimo.

      Anda ya, no te veo yo haciéndome preguntas sexuales jajajaja.

      Abrazotes.

      Eliminar
  6. No sé que me dió mas envidia, si el hecho de que tu primera experencia fue precoz y no mala, o el que midas 1.80!
    Cómo me ha gustado esta serie de posts sobre Noruega, muy buena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ser tan alto a esas edades era una putada, no es que me diera complejo pero si me molestaba que me mirasen como si fuera Godzilla jajajaja.

      Eliminar
  7. Guau precoz pero con un par de huevos bien puestos. Gracias por contarnos esta experiencia!

    Se te va a echar mucho de menos. Espero que el trabajo te salga estupendo tio!! Ya te tirare de las orejas por tu cumple (costumbre que seguramente tampoco exista en Noruega)

    Un abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje, ya sabía yo que te iba a gustar el post. ;)

      Sí, allí es costumbre también lo de tirar de las orejas a los que cumplen años, de hecho por lo que tengo entendido es una tradición muy extendido por todo el mundo.

      Abrazotes.

      Eliminar
    2. Ves si ya me vas conociendo jeje.
      Por lo visto en Inglaterra no. Tenemos un amante muy interesante, que le íbamos a tirar de las orejas por su cumple... y bueno desconocía esa tradición.

      Eliminar
  8. Sobra decirte el interés que me producen tus encuentros nórdicos ya te insistí en su momento jajjaja
    Como dialoguista no tienes precio, sencillamente me encantas. Es curioso que por mucho que te empeñas (es tu carácter y modo de ser)es restarle "lirismo" a tus encuentros y describirlos de manera muy sobria, a mí me producen el efecto contrario. Madre mía, Chistian! ese aliento en el cuello en la sala del conservatorio, el coincidir de nuevo bajo las luces y efluvios de Norma.. tu tiene de por sí una carga sugerente que no necesita más descripción. Y además, describes muy bien el carácter de esta gente, los silencios, las miradas, esa piel que es un termómetro emocional.. una delicia de post.
    Te deseo lo mejor en ese proyecto, convencido que será un éxito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar